POR QUÉ DEJÉ DE ESCRIBIR, POR J. DE LA ROSA

Me llamo J. de la Rosa y soy escritor. En septiembre de 2016 dejé de escribir, de actualizar mis Redes Sociales, mi blog, de contestar e-mails y de acudir a eventos. Quiero contarte por qué y por eso me desnudo ante mis lectores.



Cuando tenía 11 años me enamoré de mi compañera de pupitre. Introvertido y circunspecto no sabía cómo actuar, así que me declaré con un poema. El resultado fue un calamitoso desastre. El poema era un ripio espantoso con rima consonante terminada en –ado que la dejó con la impresión de que aquel vecino de banca estaba como una cabra. Muchos años después quiero ser iluso y pensar que aquella experiencia humillante me enseñó tres cosas:
  1. Que para ligar es mejor dejarse de tonterías.
  2. Que a pesar de no haber conseguido lo que quería y de haberme convertido en el hazmerreír de mi clase había hecho exactamente lo que pensaba, sin importarme las consecuencias, y eso me gustaba.
  3. Que la escritura sería de ahí en adelante mi manera de enfrentarme al mundo, para bien o para mal.
En septiembre del año pasado, coincidiendo con el lanzamiento de mi última novela (Todas lasestrellas son para ti), decidí que había llegado el momento de dejar de escribir.

Públicamente lo disfracé bajo el epítome “Me he tomado un año sabático”. Había demasiadas cosas que explicar, tantas que incluso yo no entendía y tampoco sabía cómo hacerlo. Pero lo que de verdad sucedía era que había tomado la decisión firme de que mi carrera como escritor había llegado a su fin.

Me he dado cuenta de que hasta el día de hoy no he tenido claro qué es ser escritor ya que puede significar muchas cosas. De alguna manera me había convencido a mí mismo de que esta profesión necesita una serie de acciones imprescindibles. Acciones paralelas a la mera palabra que ocupan una parte importante del desempeño profesional. He puesto el corazón en cada una de ellas, a pesar de mirarlas con una ceja levantada:
  • Por ejemplo, es de gran valor tener una visión práctica de las Redes Sociales, localizando a los prescriptores, interactuando estratégicamente, movilizando a los lectores.
  • Hay que evitar ser perezoso nadando en una sola Red. Utiliza Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, Pinterest. Allí están nuestros lectores y allí debemos estar nosotros.
  • Hay que ser precisos e interactuar. No dejar jamás comentarios sin valorar, emails sin responder ni likes sin pulsar. En todas tus Redes Sociales. Cuidadosamente. Todos los días.
  • Es conveniente generar contenidos de valor, o ser gracioso, o ser intrépido, porque aportar conocimiento a los demás y provocar favorece tu lectura. A eso ayuda el saber poner nombres llamativos a tus post, vincular a los superfans, llamar a la acción.
  • Importa la visibilidad física, por lo que no hay que desestimar las invitaciones a eventos, a encuentros, a presentaciones, a firmas, aunque no tengas algo realmente importante que decir.
  • Es adecuado tener un conocimiento detallado de tu público objetivo, aquel al que te diriges y para el que escribes: su edad, su ubicación, su nivel económico y cultural, conocer qué le gusta hacer, cuáles son sus aficiones, etc.
  • Es aconsejable mantener un blog temático donde tratar todos aquellos temas que te aporten solidez como escritor.
  • Favorece hacer NetWorking con grupos organizados, con otros autores, con la gente del sector, cuanto más mejor, ya que estar bien conectado puede ser sinónimo de encontrar más lectores y editores que disfruten de tu obra.
  • Es muy recomendable hacer Guest-posting actuando como invitado en blogs de tu cuerda. Amplía de forma exponencial el público al que te diriges. Consigues que más gente te conozca, que más lectores en potencia te descubran.
  • Siempre respetando la normativa en curso favorece enormemente hacer e-mail marketing. El email de un lector es un tesoro porque así puedes mantenerlo al tanto de tus novedades, de tus lanzamientos, de por dónde respiras.
  • Este esfuerzo hay que maximizarlo, así que importa dominar el posicionamiento SEO. Saber quiénes entran en tus redes, en tu blog, de dónde son, qué leen, a qué se dedican, en qué subgrupos, nichos, podemos clasificarlos.
  • Es recomendable generar una marca personal. Que nadie dude de quién eres, qué haces, cuál es tu obra. ¿Es que acaso los grandes escritores no la han confeccionado de manera consciente o inconsciente?
  • Y hay que escribir
Como la mayoría escribo robando: Robo tiempo a mi familia, tiempo a mi trabajo, tiempo a mis amigos, a mis vacaciones, a mi descanso, a mis comidas. Busco huecos imposibles donde poder seguir con mi deseo de ser escritor, que lo devora todo.


En septiembre de 2016 descubrí que, aparte de las relaciones personales con lectores a los que quiero de verdad, lo único que me hacía feliz de la lista anterior era el último punto, y sin embargo dedicaba mi escaso tiempo robado a todo lo demás. 



Llevo meses meditándolo, y he llegado a las siguientes conclusiones:
  • Quiero que las Redes Sociales sean el lugar de encuentro natural con mis buenos lectores y con amigos. Sin obligaciones, sin horarios, nada práctico. Nada más.
  • Jamás he conseguido saber cómo funciona Twitter, ni me parece que mi vida tenga nada interesante que compartir por Instagran o Pinterest, a menos que subir la tostada diaria con aceite y jamón le interese a alguien. Y odio grabarme en video. Con Facebook me sobra y me basta. Me gusta esa Red aunque sea anticuada, lo reconozco. Me gusta hablar y saludar, saber de la gente que quiero y aprecio con el paso de los años.
  • Si no sé dónde dejo las llaves y he de hacerle una foto al coche cuando lo dejo en el aparcamiento para encontrarlo a la vuelta… ¿Cómo voy a poder llevar un cuidadoso seguimiento de quién interactúa conmigo? No quiero ser políticamente correcto, tampoco adoptar la pose de incorrecto. Soy un desastre y es posible que haya que aceptarme así.
  • Quiero hablar en mi blog de cosas banales: de mi marca de clínex favorita, de si he batido mi récord corriendo, de las papas con carne que me he comido… sí, también de mis libros, del universo…. Pero sin dejar de hablar de clínex y papas con carne. Ansío artículos con títulos tan llamativos como “Mis papas con carne”. Ese es el valor que puedo aportar.
  • He conocido a muchas de las personas que más quiero y admiro gracias a los libros. De eso no me arrepiento en absoluto, solo puedo dar las gracias. Sin embargo soy tímido y hogareño. Sueño con el fin de semana en chanclas donde quedarme en casa, ver series y leer. No me gusta exponerme al público. No quiero ir a eventos, ni a firmas ni a presentaciones. Tengo pocas cosas interesantes que contar que no estén escritas en mis novelas. Soy ermitaño y quiero seguir siéndolo.
  • Lo que de verdad me importa es que mis lectores me han regalado la oportunidad de leerme. De donde sean, como sean, lo que les guste… me da igual. Al día de hoy me considero tan afortunado de haber podido encontrar grandes amigos entre personas que hemos contactado a través de la pasión por los libros que… ¿qué más puedo pedir? Hombre, mujer, estudiante, jubilado, gay, hetero, del norte, del sur, médico, obrero, independentista, nacional, pensionista, folklórico, postmoderna, de Bogotá o Bilbao… ¿qué importa?
  • Nunca he sido hombre de marcas, de hecho compro marcas blancas y si algo me gusta y tiene una gran pegatina la descoso con cuidado. Mi marca personal también la descosí hace tiempo.
  • Y hay que escribir.
Te estarás preguntando quién me había obligado a hacer todas esas cosas de las que ahora reniego. La respuesta te va a sorprender. NADIE. Miento, quizá mi vanidad. Cuanto más aprendía, cuanto más estudiaba, cuanto más me creía un escritor, más seguro estaba de que ese era el camino. Manuales, blogs, conversaciones con colegas. Mi ignorancia. De pronto descubrí que había dejado de ser aquello por lo que había luchado toda mi vida, aquello que aprendí tras soportar las burlas por un poema ripioso leído en voz baja a una enamorada: un escritor.

Había dejado de serlo para convertirme en algo que no identificaba, y que un amigo se atrevió a definir como e-Scritor

En septiembre de 2016 decidí que no quería hacer nada de esa larga lista que no fuera el último punto. Me hacía infeliz. Me daba igual pasar de vender unos pocos y honrosos miles de libros a unas escasas docenas, me daba igual estar en las mesas de novedades que en las estantería más recóndita. SOLO quería escribir.
¿Y el precio a pagar? Lo ignoro. No me importa el precio a pagar… mejor dicho, estoy dispuesto a afrontarlo. Eso te lo contaré dentro de una semana y espero que te gusteHay que ser consecuente con lo que uno quiere. Quiero ser un ermitaño literario. Mi blog es mi casa y aquí (y en Facebook) me encontrarás. Un beso enorme.

Escribe tu primera novela romántica siguiendo el método John Braine

El señor Braine pasará a la historia por ser el autor de “Un lugar en la cumbre” (1957). Esta extraordinaria novela fue rechazada por cuatro editores antes de ser publicada, cosechó un éxito casi instantáneo, y lo integró por derecho propio en el movimiento literario de los “Angry Young Men”, al que también pertenecían autores de la talla de Kingsley Amis, Philip Larkin, Keith Waterhouse o Allan Sillitoe. Nacido en Bingley (Reino Unido), y fallecido en Londres en 1986, es un autor que recomiendo desde aquí, sobre todo en las excelentes ediciones de Impedimenta (1)

Pero lo que me trae a escribir este artículo no es su obra de ficción, sino el manual publicado en 1975 y titulado “Writing a novel”. En él, Brain expone una teoría muy útil para aquellos que piensan en escribir su primera novela

¿Que han pasado 40 años? Qué más da si los consejos son acertados.


Son diez pasos sencillos (2) que te ayudarán a fraguar tu obra y huir de los bloqueos.

Tomo la voz del señor Braine, vamos allá.

1. Una vez que tenemos un argumento básico o idea, debemos escribir una sinopsis de no más de 500 palabras. Si no estás dispuesto a hacerlo siéntate a escribir directamente tu primer borrador (una idea muy afín a los escritores brújula).  Siempre es útil tener a mano una lista de nombres adecuados para los personajes, al objeto de que el flujo de palabras no se vea entorpecido mientras consultas una lista de nombres posibles, pero sin detenerte demasiado en perfilar los personajes porque ellos se revelaran por si mismos con sus actos.

2. Escribe este primer borrador a toda velocidad. Sin dejar de cumplir con el programa que te hayas fijado y tratando de extenderte todo lo posible en cada sesión. No detengas el flujo de palabras (redacción). Si ha detalles que te preocupan  no te detengas en ellos, en su lugar toma notas al margen para documentarte o inventar los huecos argumentales más adelante. Lo más importante en este método es terminar el primer borrador lo antes posible. No vuelvas atrás para hacer comprobaciones, o revisar nada. Limítate a redactar el borrador hasta obtener la extensión que te hayas fijado. La sensación de logro que experimentarás al ver terminado tu primer borrador es indescriptible. Disfrútala, porque solo una vez se experimenta con tal intensidad.  

3. Luego redacta un resumen en prosa de la novela, de no más de 2.000 palabras, del que deberías discernirse una clara cadencia de motivaciones unificadoras de todo el relato antes de pasar a la siguiente fase. Hay autores que dicen que se puedes lograr esta unidad orgánica en seis intentos de escribir este esbozo o sinopsis. Si te cuenta trabajo, te sugiero que pases a la siguiente fase, porque resulta asombros comprobar  cuántos problemas de planificación desaparecen cuando deja uno de escribir simples notas aisladas y se pone a redactar de verdad la novela.

4. El siguiente paso consiste en redactar la estructura formal de la trama, secuencia a secuencia, y dividirla en capítulos (o las unidades narrativas que hayas elegido). Todos los acontecimientos deben situarse en una cronología específica y, llegado a esta fase, ya debes saber qué periodo abarca la novela  y la cantidad de tiempo “real” que abarca la acción (que puede abarcar desde algunas horas hasta un año). No es recomendable abarcar un periodo más largo en tu primera novela.

5. Escribe entonces los nombres de los personajes y de sus características más notables, tan sucintamente como te sea posible.

6. Asegúrate de no incumplir ninguna de las leyes sobre los libelos (difamación, buena imagen, etc.)

7. Reduce al mínimo la documentación esencial. Hazte de mapas y planos de todos los lugares que te propones utilizar, y traza tus propios planos si inventas los lugares en los que transcurre la novela.

8. El último paso antes de ponerse a redactar el segundo borrador es fijar el “tono de voz narrativa” que piensas utilizar.  Una forma útil de hacerlo es pensando en tus personajes actuando ante el lector. De ninguna manera debe transcurrir más de una semana entre el primero y el segundo borrador. Si al cabo de una semana no has decidido cuál es el tono, empieza a escribir el segundo borrador de todas maneras. Si lo que estás escribiendo te parece horrible, no te detengas hasta que mejore: eso querrá decir que has encontrado el tono adecuado. Entonces prescinde de lo que hayas escrito y comienza de nuevo desde el principio con ese tono de voz narrativa.

9. Conviene insistir en que en que la regla fundamental consiste en no dejar que nada interfiera en la narración de tu novela, y en no dejar de cumplir con tu programa de trabajo sea cual sea, en no perder ni una sola sesión por ningún motivo. Sin embargo, al principio, el segundo borrador avanzará mucho más lentamente que el primero, pero hacia el final tendrás que resistir la tentación de acelerar para verlo terminado y tendrás que hacer un serio esfuerzo para dominarte y trabajar con mayor lentitud hasta lograr que el final sea perfecto.

10. No releas el manuscrito ni lo pulas hasta que hayas terminado por completo el segundo borrador.

Espero que te haya sido útil este artículo. Si es así COMPÁRTELO.

(1) Fuente bibliográfica tomada de la Editorial Impedimenta.
(2) Los diez pasos, extraídos del manual “Escribir un thriller”, de André Jute

En busca del equilibrio perfecto

 

No hay fórmulas mágicas, pero encontrar el equilibro dentro de una novela, entre sus partes más destacadas, creo que es una aspiración a la que tendemos todos los que nos dedicamos a la narrativa.
Una vez leí que la novela es siempre el relato de algo excepcional, y como tal debe ser contado, de forma que esta excepcionalidad quede patente. ¿Con qué elementos contamos para hacerlo? Con infinidad de ellos pero, de entre todos, tres son los que compondrán el fondo del tapiz y son por lo tanto los más destacados. Se trata de la descripción, el diálogo y la acción.
Noborok dijo que consideraba a los escritores que utilizaban más de una página de diálogo seguidas unos perezosos impertinentes, y que por lo tanto no serían leídos por los lectores. Creo que esta afirmación tenía más que ver con la moda del momento que con la realidad, pero no la perdamos de vista.
No existe ninguna teoría normativa aplicable que determine el espacio que hay que destinar a la descripción estática, al diálogo y a la acción dentro de una novela. Sin embargo con una simple ojeada  a la obra podemos ver el peso de cada una de ellas. Las novelas de ficción romántica muy acotadas con diálogos pueden pecar de ligeras, de falta de contenido. Las demasiado descriptivas pueden ser densas y poco entretenidas. Y la falta de acción de los personajes, cuando estos se vuelven estáticos y contemplativos, terminan aburriendo al lector. ¿Cómo lo abordamos entonces?

Definamos los términos:

Entendemos por descripción estática aquella en la que el autor le dice al lector qué aspecto tiene un lugar, un objeto o una persona. El problema se produce cuando la descripción parece irrelevante, innecesaria, o en lugares donde la trama demanda acción. Cuando no se tiene cuidado, el uso de la descripción estática puede opacar la novela hasta oscurecer el hilo de la trama y detener la acción.
El diálogo consiste en aquello que los personajes se dicen entre ellos, o se dicen a sí mismos cuando se trata de un diálogo interior, y sirve para revelar el carácter del personaje y para activar la acción. El problema lo encontramos cuando está vacío de contenido, es artificioso o poco natural, y solo sirve para rellenar páginas.
La acción  es una mezcla de diálogo y de descripción y se caracteriza por el impulso que da al hecho que narra. 
Los personajes se desarrollan mejor a través de la acción que mediante las descripciones estáticas.
Una vez expuesto lo anterior, ¿cuál es mi propuesta sobre el tema? Allá voy: 
  • Creo que debemos centrarnos en la acción. Independientemente de que nuestra novela romántica tenga la delicadeza del subgénero Sentimental o la fuerza del Paranormal, la obra debe estar escrita en clave de acción. 
  • ¿Qué es esto? Que la trama de la novela se debe sostener sobre los retos a los que sometamos a nuestros protagonistas, y cómo reaccionan  a estos a nuestros retos. 
  • ¿La fórmula? A retos más arriesgados, reacciones más arriesgada. De esta forma  el diálogo y la descripción tendrán el equilibrio necesario en función de la acción que estemos narrando en cada momento.
Si te ha sido útil este artículo, COMPÁRTELO.

 

10 pros y contras del narrador en primera persona

El narrador en primera persona es uno de los más utilizados en la Novela Romántica, ya que permite una inmediata identificación con el lector. Fue el narrador que utilizó Stephenie Meyer en su saga “Crepúsculo” o el que usa Amanda Stevens en su exitosa serie “La restauradora”. Es dúctil, flexible, directo. Y sobre todo transmite nuestra forma diaria de enfrentarnos al mundo “He ido a …”, “Me gusta el…”, “Soy partidario de…”.

En este artículo pretendo plantearte 10 grandes pros y contras para que le saques el máximo partido a este narrador.

 

LOS PROS DE USAR UN NARRADOR EN PRIMERA PERSONA.

 

IDENTIFICACIÓN

El narrador en primera persona, como ningún otro, aporta una instantánea identificación con el protagonista de tu novela. Pero ojo, no solo del lector, sino de ti mismo como escritor. Es como si te convirtieras en el mejor amigo de tu protagonista y conocieras aquellos secretos que solo tú y él/ella, atesoráis en el alma. 

 

TRASCENDENCIA

Esta identificación con el personaje principal, casi permite trascender sobre el bien y el mal. Nuestra identificación llega a tal punto que somos capaces de forma casi automática de comprender sus debilidades y de perdonarlas. Esto lo convierte en un narrador excelente cuando necesitamos que el lector acepte las motivaciones que llevan a actuar al personaje principal de determinada manera, aunque esta sea reprobable.

 

DIFERENCIACIÓN 

Otra de las grandes ventajas del narrador en primera persona es que con un poco de habilidad se genera casi automáticamente un personaje redondo y diferenciado del resto (el narrador-protagonista) que marca sin dificultad el ritmo de la novela y se erige sin competencia en el centro de la obra.

Un consejo: ya que a un narrador protagonistas se lo perdonamos casi todo… arriesga con un perfil complicado y atrevido.

 

CENTRADO

Para un escritor principiante suma además el aliciente de que desaparecen los múltiples puntos de vista  ya que todo gira en torno a una única voz inconfundible, por lo que el lector está centrado desde el primer momento. 

 

CREDIBILIDAD 

Aporta credibilidad tanto al pasado, usando flashbacks, como al presente si utiliza este tiempo verbal, ya que incluso experiencias de difícil asimilación se convierten en veraces si este narrador tiene la carga emocional suficiente.

 

LOS CONTRA DE USAR UN NARRADOR EN PRIMERA PERSONA

 

LIMITACIÓN 

Su principal limitación es que la trama puede quedar bastante delimitada ya que este narrado en primera persona cuenta con pocos  medios para proporcionar al lector información externa sin recurrir elementos que pueden resultar artificiales si se abusa de ellos, como diarios, cartas, emails, etc.

 

MONOLINEAL

Cuando usamos un narrador en primera persona, la identificación del lector con el protagonista es tan sólida que tendremos que luchar con la dificultad que le supondrá identificarse con otros protagonistas, y en novela romántica, que suele haber dos, es un problema. Si no logramos solventar esta cuestión corremos el peligro de que nuestra novela se vuelva demasiada plana.

 

INACCIÓN

Cuando un narrador cuenta su vida y su experiencia sobre ella perdemos el multiperspectivismo, lo que puede hacernos tener dificultades con las escenas de acción de nuestra novela. Imagina una escena cualquiera, una cena en torno a una mesa. Con este tipo de narrador solo tendremos un punto de vista, lo que nos obligará a ser más hábiles a la hora de generar acción.

Un consejo: enfrenta a nuestro protagonista-narrador con situaciones que permitan sacarle el máximo partido.

 

SENTIDOS

También debemos tener cuidado cuando usamos un narrador en primera persona con el mundo sensorial. Algunas veces como autores nos metemos tanto en el personaje con este narrador que personificamos los estímulos y nuestro narrador reacciona a ellos como nosotros mismos.  Ante un olor, un color, un sabor, un sonido, o el tacto de un tejido, nuestro narrador debe actuar como lo haría el perfil que de él hayamos creado, y no como nos dictan nuestras preferencias. 

 

VERBOS 

Y por último podemos tener dificultades con el uso de los tiempos verbales. Los más ortodoxos postulan que un narrador en primera persona debe narrar su historia usando el tiempo presente. Puede ser cierto o no, pero con lo que sí te encontraras es con que puedes cometer discordancia en los tiempos verbales. Ten cuidado y narra según lo que tengas entre manos.

Espero que este artículo te haya sido útil. Si ha sido así COMPÁRTELO.

7 consejos para escribir Suspense Romántico

Uno de los subgéneros más potentes de la Novela Romántica es sin duda el Suspense Romántico. Junto con el histórico y el contemporáneo suponen la cuota de seguridad para las editoriales en época donde la tendencia de mercado no está clara, como ahora, tras unos años de clara preponderancia del erotismo que empieza a decaer. Estas novelas tienen un gran mercado y forman parte de un género que viene siendo rentable desde hace casi un siglo. 

El quid de la cuestión radica en encontrar nuevos personajes y nuevos entornos.


Autoras como Linda Howard, Pamela Clare, Amanda Stevens, o la española Ana R. Vivo forman parte de un subgénero apasionante, muy abierto a nuevas tendencias y que es uno de los que más acercan a nuevos lectores a nuestro género.

Como escritor me atrae de él la gran pregunta que encierra cada novela. En vez del ¿Por qué? habitual en la novela romántica (¿por qué no se aman, por qué no están juntos, por qué no pueden consumar su relación?), una novela de Suspense Romántico debe responder a la pregunta ¿Quién?: ¿Quién ha sido?

Este artículo pretende darte 7 consejos para que tus novelas de Suspense Romántico fluyan aún más. Vamos allá.

  1. Cuidado con lo que hacen los agentes de la ley que aparecen en tu novela: Si algo funciona con procedimientos firmemente establecidos son los cuerpos de seguridad del estado. Suele ser uno de los aspectos más dados a errores, por lo tanto,  en tus novelas es preciso que adquieras un amplio conocimiento de cómo actúa el cuerpo del que se trate. ¿Cómo lo haces? Pregúntales directamente. Si te presentas como novelista y les planteas tus dudas suelen ser bastantes dados a colaborar.
  2. Encaja bien a tus delincuentes: Si bien tenemos ya claro que hay un procedimiento penal, en la novela de suspense funciona muy bien si para trabajarla imaginamos un procedimiento criminal. En este caso te desaconsejo que busques a un delincuente y le preguntes cómo lo hace (jajaja). Ten imaginación y parte de la base de que sus acciones debes hacerlas creíbles.
  3. ¿Qué tal un antihéroe?: En el suspense romántico funciona muy bien un protagonista que tenga el perfil problemático.  Alguien que de ninguna manera pudiera formar parte de lo que le has preparado, pero que un acontecimiento inesperado lo arroja en las manos del suspense.
  4. Crea un villano: Partiendo de la idea anterior…. ¿Por qué ese acontecimiento inesperado no lo genera un villano? El antagonista toma especial relieve en este tipo de novelas y da pie a las actuaciones de los protagonistas.
  5. Una de magia, por favor: Un elemento paranormal, que puede o no ser explicado como racional al final de la novela, se convierten en un valor al alza en este tipo de novelas. Sé original y busca nuevos entornos.
  6. El fin del mundo: Si el conflicto principal al que se enfrentan nuestros personajes tiene como consecuencia la destrucción del planeta o un desastre natural, tenemos entre manos algo grande. Las novelas de suspense apocalíptico siguen siendo demandadas por el lector.
  7. Profesiones curiosas: Hasta hace poco había cuatro profesiones que encajaban a la perfección con este tipo de novelas: el detective, el abogado, el médico y el agente de bolsa, tanto en masculino como en femenino. Estos cuatro siempre venden, pero cada vez el lector demanda nuevos personajes, nuevos retos. Busca protagonistas con profesiones que te permitan experimentar y ofrecer mundos nuevos.

Espero que te haya sido útil. De ser así. COMPÁRTELO.

Premios literarios de novela romántica ¿A cuál te vas a presentar?

Para mí el año empieza en septiembre. Quizá porque el ciclo de la vida así lo hace y las hormonas tengan mucho que decir a este respecto. 


Hoy me he propuesto hacer un recorrido por los premios literarios relacionados con la novela romántica. Verás que hay muchos y para todos los gustos. La mayoría se convocan en primavera y su plazo de presentación llega hasta el otoño (cosa que de ser una de las editoriales convocantes tendría en cuenta). Los hay desde los que ofrecen la publicación de la obra hasta lo que incluyen un premio en metálico de 10.000€. ¿A cuál te vas a presentar?





La ventaja fundamental de ganar un premio es el valor promocional. Es un aval sobre la calidad de la obra. En mi caso, cuando gané el Premio Titania pasé de ser casi un absoluto desconocido a pesar de tener tres novelas publicadas en el género, a empezar a sonarles a los lectores habituales, lo que para mí significó bastante. 

Existe mucha polémica sobre lo que se cuece en el mundo de los premios literarios en general, pero mi experiencia me dice que en el mundo de la novela romántica la cosa funciona bastante bien, es transparente, y normalmente todos conocemos a los jurados y su solvencia. 


Mi recomendación: copia y pega la ficha del premio que te interese en tu calendario (por ejemplo en el de Google Calendar). Pégala en la fecha en la que comienza el plazo de presentación, y de nuevo en la que expira, de manera que te avise de cuándo debes presentar tu novela.


Recuerda consultar siempre las bases antes de dar ningún paso, porque año tras años pueden cambiar elementos importantes como las fechas, los premios o las temáticas, y debes estar preparado.


Aquí te organizo una ficha con todos los que conozco. Si se me olvida alguno de dejes de decírmelo para que lo incluya.


Ánimo y no dejes de presentarte.


Nombre: Premio de Novela Romántica

  • Organiza: El sello editorial Vergara y la web El Rincón de la Novela Romántica
  • Premio: 3.000€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de febrero a julio
  • Extensión: 265.000 caracteres con espacios 
  • Dónde: http://www.rnovelaromantica.com/ 



Nombre: Premio Novela Romántica KIWIRA

  • Organiza: Editorial Kiwi y Web Yo leo RA
  • Premio: 1.500€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de junio a septiembre
  • Extensión: aproximadamente 275.000 caracteres con espacios
  • Dónde: http://www.yoleora.com/ 



Nombre: Premio Internacional de Novela Romántica Digital

  • Organiza: Harlequin Ibérica (Harper Coliins)
  • Premio: 5.000€ ganador más tres finalistas de 3.000€ y publicación de las obras
  • Fechas para participar: de septiembre a diciembre
  • Extensión: a partir de 100 páginas con tipografía “Times”, cuerpo “12” e interlineado doble
  • Dónde: http://www.harlequiniberica.com/



Nombre: Premio Titania de Novela Romántica

  • Organiza: Sello Titania, Editorial Urano
  • Premio: 10.000€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de mayo a julio
  • Extensión: 265.000 caracteres con espacios
  • Dónde: http://www.titania.org/ 



Nombre: Premio de Novela Romántica Terciopelo 

  • Organiza: Sello Terciopelo, Roca Editorial
  • Premio: 1.500€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de mayo a septiembre
  • Extensión: entre 150 y 350 folios, mecanografiados a doble espacio
  • Dónde: http://www.rocaeditorial.com/ 



Nombre: Premio Leer & Leer

  • Organiza: Vestales Editorial y la web Escribe Romántica
  • Premio: Publicación de la obra
  • Fechas para participar: de octubre a enero
  • Extensión: extensión mínima de 250 folios en letra Times New Roman de cuerpo 12 e interlineado doble
  • Dónde: http://www.escriberomantica.com/ 



Nombre: Premio Ellas Juvenil Romántica

  • Organiza: Sello Montera, Random House Mondadori, y la web Juvenil Romántica
  • Premio: 6.000€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de junio a noviembre
  • Extensión: un mínimo de 150 folios y un máximo de 400, a dos espacios
  • Dónde: http://www.juvenilromantica.es/ 

15 pasos infalibles para corregir tu novela


Corregir es una parte más de la escritura de una novela.

No debemos verlo como algo independiente u opcional. La novela no está acabada hasta que no ha pasado por un exhaustivo y metódico proceso de corrección.
La corrección plantea dos problemas igualmente importantes:
·         Que no se corrija en profundidad, por lo que la novela arrastre erratas y fallos estructurales y llegue así al editor.
·         Que nunca terminemos de corregir. Plantéate desde ya que tantas veces como leas tu obra, tantas querrás poner, quitar o cambiar cosas. Incluso una vez editada e impresa. Por eso hay muchos escritores que no vuelven a leer sus novelas una vez están publicadas: salud mental.
He buscado un argumento que dimensione de forma adecuada la importancia de la corrección, pero solo se me ocurre uno: piensa en el tiempo que te va a llevar planificar y escribir tu novela. Pues bien, solo tendrás una oportunidad por editorial. Si mandas la obra con deficiencias acabas de perderla.
En este artículo veremos qué es la corrección y aprenderemos un método para llevarla a cabo en su justa medida.

b) ¿Qué debemos corregir?

“El error de redacción más frecuente son las frases muy largas”
De una entrevista a
Mercedes Tabuyo, Correctora Editorial

Una vez terminada la novela, debemos empezar el proceso de reescritura.
La reescritura es un camino que tiene un principio y un fin, y digo esto porque tantas veces como leamos nuestro texto, tantas veces encontraremos cosas que nos gustaría cambiar. Por eso es imprescindible aplicar una metodología a la corrección, para evitar que el proceso sea eterno.
Vamos a dar un vistazo general al proceso de corrección para después entrar en detalles.
·         La re-visión: ten en cuenta que el proceso de corrección es una re-visión de la obra (verla desde diferentes puntos de vista). Es un paso atrás para comprobar si lo que has escrito es lo que querías. Siempre tienes la oportunidad de cambiarlo antes de mandar a una editorial, a un agente o autoeditarlo.
·         Una obra imprefecta: debes ser consciente de que la obra que ha salido de tus manos no está terminada. Podríamos decir que lo que has hecho hasta ahora es redactar. Realmente, escribir es corregir. Quedémonos con que ahora empezamos a escribir.
·         No tengas miedo: cambia lo que no te guste. A veces somos reticentes a transformar la novela una vez terminada. Debemos evitar este temor. Armarnos con bolígrafo rojo, como veremos después, y eliminar, ampliar o cambiar todo lo que no nos guste.
·         Pide ayuda: No hagas el camino sola si te sientes bloqueada o perdida. Procúrate algunos críticos (o lectores 0) en los que confíes. Personas que a su vez escriban y conozcan el proceso siempre son mejores. Paga a un corrector profesional, incluso, si te lo puedes permitir. Pero no le pidas que te digan si les gusta o no tu trabajo. Eso es demasiado general. Mejor coméntales los asuntos o conceptos estilísticos que te preocupan (¿está bien definido el protagonistas?, ¿se acelera demasiado al final?, ¿es creíble el desenlace?, etc.). Cuando sepan qué buscar, serán capaces de ofrecer soluciones constructivas
·         Tómate un respiro: La revisión, como la escritura, no es algo que puedas forzar. Así que respira. Sal a pasear, organiza una cita con amigos/as, o sal a bailar si te gusta. Gana perspectiva. Los ojos frescos llevan a una escritura fresca que es el objetivo de toda revisión.

LOS TIPOS DE CORRECIÓN
Existen dos modos de corregir. El primero es ineludible. El segundo es aconsejable
Estas dos formas son la Corrección Interna, que es el proceso personal de corrección, el que haremos nosotros mismo siguiendo los pasos que propondremos aquí. Y el segundo es la Corrección Externa, que es cuando buscamos ayuda del exterior para mejorar el resultado de la corrección de nuestra novela. Ambos modos son complementarios.

c) CORRECCIÓN INTERNA:

PASO UNO: imprimir el manuscrito para corregir.
El texto, por supuesto, se puede corregir en la pantalla del ordenador, pero la experiencia nos dice que se localizan con más facilidad los errores sobre papel.
Hay que dar estilo al texto digital en un formato determinado antes de imprimirlo:
·         Utilizar un tipo de fuente (letra) romana sencillo mejor que una de palo seco, pues para textos largos dan mejor resultado y cansan menos cansancio durante la lectura. Las habituales son Times New Roman, o Garamond (letras de Palo Seco sería, por ejemplo, Arial o Verdana).
·         Dejar doble espacio entre línea y línea. La función de este espacio es anotar en él las correcciones o apreciaciones.
·         Hacer sangría en la primera línea de cada párrafo para ayudar visualmente a localizar el ritmo del texto. Justificar también el texto.
·         Imprimir por una sola cara. También tiene una explicación; el reverso es otro espacio donde escribir y anotar.
·         Encuadernar el texto con espiral o “gusanillo”. Esto evitará que se nos despiste alguna hoja, que siempre irán numeradas.

PASO DOS: proveerse de bolígrafo rojo.
Como autor debes trabajar el texto en rojo, anotando o cambiando lo que te interese. Existe un “lenguaje” de corrector que puedes consultar en internet. Aun así, puedes crear el tuyo propio, ya que esta primera corrección es para tu uso exclusivo. Cuando un editor te devuelva unas galeradas corregidas en papel para que las revise, sí lo usarás, por lo que es interesante que, al menos, lo conozcas.

PASO TRES: corregir con la misma intensidad cada capítulo.
Como es cierto que la corrección suele ser un proceso lento, es importante que corrijamos cada parte del libro con la misma intensidad. Un error habitual es que los primeros capítulos estén bien corregidos, pero a medida que avanza la lectura, los últimos apenas estén retocados. Debemos evitarlo.

PASO CUATRO: Primera pasada.
En esta primera pasada de la novela al completo es aconsejable concentrarse en la estructura de la obra. Para ello debemos preguntarnos continuamente:
·         ¿Comienza la novela de forma adecuada una vez que la hemos terminado? solo contestamos Sí o No. Cuando empecemos a aplicar las correcciones que hemos hecho en el papel a nuestro texto del ordenador, entonces desarrollaremos varios inicios si hemos contestado que no.
·         ¿Es el tipo de novela que queremos? Esta pregunta es peligrosa, porque la insatisfacción permanente del artista te va a hacer contestarte siempre que no, pero debes ser benevolente contigo misma.
·         ¿Los personajes tiene el carácter necesario? Ahora es el momento de preguntárnoslo. Debemos saber si los personajes creados funcionan bien.
·         ¿La acción es suficiente como para entretener al lector? ¿Y los impulsos? Independientemente del subgénero, la novela romántica no puede ser aburrida. A veces debemos conseguirlo por medio de la emoción, otras por el erotismo, otras por la acción. ¿Lo hemos logrado?
·         ¿Los escenarios son suficientemente atractivos y adecuados? Realmente nos estamos preguntando si funcionan bien. ¿debemos cambiar algo en alguno de ellos?
·         ¿El narrador funciona de forma correcta? El narrador, que nos dio tantos dolores de cabeza a la hora de elegirlo; pues ahora es el momento de descubrir si hemos acertado.
·         ¿Los temas a tratar se han mantenido? Eso no quiere decir que a lo largo del proceso de escritura no decidamos hacer cambios drásticos, pero debemos preguntarnos también si son localizables.
·         ¿Es adecuado el tono? Muchas veces nos falta o sobra humor, necesitamos más dramatismo, o quizá debemos aportar más misterio.
·         ¿Son adecuados los capítulos? ¿o tenemos capítulos de 50 páginas y otros de 3? Es necesario preguntarse si la división de capítulos es la adecuada. Muchas veces se termina por dividirlos más o por el contrario, agruparlos en menos capítulos.

PASO CINCO: Segunda pasada; centrarse en la narración.
La segunda pasada es donde corregiremos el estilo, teniendo especial cuidado con:
·         Eliminar frases hechas.
·         Eliminar repeticiones malsonantes o cercanas.
·         Buscar imágenes originales.
·         Eliminar frases demasiado largas o concatenadas.
·         Eliminar adverbios terminados en “mente” y gerundios mal aplicados.

PASO SEIS: aplicar las correcciones al texto.
Cuando tenemos en nuestras manos el manuscrito corregido, lleno de anotaciones en rojo, debemos pasar esas correcciones al texto digital de nuestro ordenador. Aquí es importante que vayamos guardando cada una de las diferentes versiones del texto siguiendo la siguiente nomenclatura:
·         Primer texto; versión 1: esta versión es el original no corregido, que se guarda con nombre, fecha y versión. Veámoslo con un ejemplo: Amor_12_03_2015_(v1). De esta forma tenemos el título para localizarlo. La fecha para saber de cuándo es esa versión. Y qué número en la larga serie de revisiones tiene este texto.

IMPORTANTE: Debemos guardar cada versión. Podemos hacerlo o copiando el archivo completo y pegándolo en un nuevo documento con el nuevo nombre. O abriendo el archivo y guardándolo con un nuevo nombre (Guardar como…). De estas dos maneras no aseguramos que no borraremos ninguna de las versiones de nuestra novela.

·         Segundo texto; versión 2: Amor_18_08_2015_(v2).
·         Tercer texto; versión 3: Amor_01_03_2016_(v3).
·         Y así…

PASO SIETE: dejar reposar durante al menos dos meses.
Si durante el proceso de narración era interesante empaparse de la esencia de la novela leyendo, escuchando, olfateando todo aquello que tuviera algo que ver con ella, ahora ha llegado el momento de tomar distancia.
Es importante que la dejemos reposar, como a un buen vino. Casi olvidarnos de ella. Empezar nuevos proyectos, leer nuevas cosas. Buscar en nosotros un cambio de perspectiva.

PASO OCHO: volver a corregir una segunda vez, empezando por el paso 1
Dos meses después, cuando hagamos nuestra segunda y última corrección interna, veremos cómo descubrimos cosas que antes han pasado desapercibidas.

Antes de pasar a la corrección externa, vamos a ver algunas cosas que debemos tener en cuenta, tanto para un tipo de corrección como para otro:

COSAS A TENER EN CUENTA TANTO PARA LA CORRECCIÓN INTERNA COMO EXTERNA
·         Debemos trabajar las escenas como unidades que empiezan y terminan, dándoles una visión global.
·         Con los capítulos debemos hacer lo mismo.
·         Debemos controlar el ritmo.
·         Debemos evitar personajes estereotipados.
·         Debemos conseguir que las acciones sean creíbles
·         Debemos quedar convencidos de que el principio y el final de nuestra novela son los mejores que puede tener.
·         Debemos suprimir lo que no tenga una función.
·         Debemos eliminar información repetida.
·         Debemos limpiar de adjetivos y adverbios que saturen la narración.

IMPORTANTE: ahora, antes de sacarla al exterior, es el momento de registrar nuestro manuscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual.

d) CORRECCIÓN EXTERNA

Dijimos al principio que la corrección externa es optativa. Sin embargo nos ayudará no solo a corregir nuestra novela desde todos los puntos de vista, sino a darnos una visión exterior de la misma que nos puede ayudar a enriquecerla.
Veamos una serie de pasos, que se pueden ordenas como quieras y saltarte los que quieras, para una sólida corrección externa:

PASO NUEVE: Darlo a leer a familia y amigos, y sobre todo a Lectores 0.
Sería una primera visión exterior, pero solo válida si son capaces (o nosotros somas capaces de transmitir), que deben hacer una lectura crítica.
En todo momento deberemos diferenciar entre las opiniones personales y el análisis. Las opiniones personales suelen estar en el ámbito del gusto. El análisis del por qué.  Debemos entregarles el manuscrito impreso junto con una carta cerrada que deben abrir al final de la lectura. Esta carta contiene nuestras dudas y deben devolvérnosla contestada por email.

PASO DIEZ: Darlo a leer a clubes de lectura.
Aunque sería generalizar, pero podríamos decir que en todas las bibliotecas públicas y grandes librerías existe un club de lectura. Una forma fabulosa de mejorar nuestra obra es buscar su colaboración. Para conseguirlo lo correcto es hablar y acordar la colaboración del /la bibliotecario/a o librero/a y hacerlo partícipe de nuestro proyecto. Junto con tantas copias de nuestro manuscrito como miembros tenga el club, le entregaremos a cada uno un cuestionario de valoración. Éste puede estar inspirado en todas las preguntas que se plantean en este artículo. Debajo veréis un cuestionario tipo, pero ya que vosotras sospecháis dónde está la debilidad de vuestra obra, podéis orientarlo hacia su detección.
Por supuesto lo normal es que te inviten a la sesión de debate de tu obra. Sé humilde, acepta las opiniones, da las gracias por cada alago o crítica, y gratifica a los participantes con una buena tarta o un pastel hecho por ti; no solo te han ayudado sino que cuando publiques tu novela serán los primero en comprarla; ya son tus lectores.

FICHA DE CORRECIÓN
¿Comienza la novela de forma adecuada?

¿Te gusta? ¿Qué cambiarías?

¿Los personajes tienen el carácter necesario? 

¿La acción es suficiente como para entretener al lector?

¿Los escenarios son suficientemente atractivos y adecuados?

¿El narrador funciona de forma correcta?

¿Localizas los temas que trata?

¿Es adecuado el tono?

¿Es adecuada la división de los capítulos?

¿Son acertadas las escenas?

¿Se mantiene el ritmo? ¿Dónde no?

¿Hay personajes estereotipados?

¿Son creíbles las acciones?

¿Te parece que el principio y el final son los mejores para esta novela? sugerencias

¿Sobra algo?

¿Detectas si hay información repetida?

¿La adjetivación la ves adecuada?

¿Detectas algunas frases hechas?

¿Detectas repeticiones?

¿Crees que las imágenes literarias son suficientemente originales? Si no, señálalas.

¿Consideras que hay frases demasiado largas? ¿Dónde?

¿Has encontrado adverbios terminados en “mente” o gerundios mal usados?


PASO ONCE: Darlo a leer a los Talleres de Escritura.
También en las bibliotecas públicas y en muchas librerías existen talleres de escritura. El proceso sería igual que el descrito en el paso anterior.

PASO DOCE: Darlo a leer a través de internet.
Aquí debemos tener especial cuidado. Antes que nada debemos sopesar si nos interesa difundir nuestra obra en la Red (colgarla completa en un foto o dar la posibilidad de descargarla), ya que puedes tener problemas con tu editor si éste ve que tu obra está colgada íntegramente en internet, pues se entendería que ya ha sido difundida y por lo tanto dejaría de ser inédita.
Lo correcto es acercarte a cualquiera de los muchos portales de novela romántica, participar en los foros, y encontrar a otros usuarios que quieran leer tu obra. En ese caso mándala por correo electrónico (por supuesto tu obra ya debe estar registrada en Propiedad Intelectual).
Para propiciar esto, cuelga el primer capítulo, o mejor, el detonante. Haz participar a los demás. Puedes adjuntarles el cuestionario anterior.

PASO TRECE: Mandar a hacer una corrección de estilo.
Si queremos que nuestra obra esté perfecta, también puedes mandarla a valorar y/o a corregir.
Una valoración suele ser un estudio pormenorizado de la novela, hecho por un profesional, que nos analizará a fondo el texto y nos emitirá un informe literario que suele tener entre 10 y 30 páginas. Las partes de la que suele constar un informa de este tipo son:
·         Corrección del Inicio
·         Corrección del Final
·         Análisis de los personajes
·         Análisis de la Ortografía y sintaxis
·         Análisis de la Estructura de la obra
·         Errores y hallazgos
·         Recomendaciones de corrección
Conclusiones finales, donde se suelen recomendar editoriales y contactos si el informe es positivo, o recomendaciones de corrección. Hay muchos y muy buenos profesionales que puedes encontrar en la Red.

PASO CATORCE: Corregir orto-tipográficamente
Se trata de una corrección centrada en las erratas ortográficas y de tipografía hecho por un profesional corrector. El precio de corrección suele oscilar entre 0,90 € y 1,20 € por millar de caracteres con espacios.

PASO QUINCE: el séptimo paso en verdad no lo es. Consiste en tener en nuestras manos una obra acabada y perfecta para mandar a una editorial.
Debemos ser conscientes de que solo vamos a tener una oportunidad por editorial. Cuanto más acabada esté la obra, mejor.
Si te ha gustado este artículo, COMPÁRTELO.

Perspectiva de la Novela Romántica 2015… ¿hacia dónde vamos?

Empezar un artículo sobre pasado, presente y perspectiva de la novela romántica hablando de Lehman Brothers no es lo más usual, pero es que esta empresa fundada en 1850, que había resistido una guerra civil, la crisis bancaria del 1907, el Crack del 29, los escándalos en el trading de bonos, los colapsos en Hedge Funds, etc. no superó la crisis (subprime) de 2008 y conformó la mayor quiebra de la historia hasta el momento. Eso sucedió el 15 de septiembre y se considera el punto de partida de esta crisis que sufrimos, que tantas cosas ha cambiado y que por supuesto ha afectado (y mucho) al sector editorial y al género romántico que es el que vamos a analizar aquí. 


Un artículo como éste solo tiene sentido si se aportan datos fiables y fuentes ciertas. Eso pretendo en las próximas líneas por lo que te pido disculpas de antemano por los paréntesis, los gráficos y las citas. A partir de este momento intentaré dejar claro cuáles son mis opiniones personales y cuáles los datos objetivos mediante la incorporación de sus fuentes. Al final me permitiré sacar conclusiones. Éstas no serán verdades sino, desde mis perspectiva, lo que percibo que será el futuro en los próximos años una vez analizados antecedentes y cifras. Pero antes… demos un paseo por el sector de la Novela Romántica y veamos de qué estamos hablando.

LA NOVELA ROMÁNTICA; HASTA HACE POCO UN GÉNERO ANGLOSAJÓN


La novela romántica ha sido hasta hace poco un género netamente anglosajón (USA, Reino Unido y Canadá).


Tal y como lo entiende la asociación Romance Writers of America (RWA), una novela debe tener dos elementos básicos para ser llamada «romántica»: una historia de amor central y un final emocionalmente satisfactorio y optimista (Fuente: The Romance Writers of America)

Déjame que te explique qué es eso de la RWA. Se trata de una asociación sin ánimo de lucro compuesta por más de 10.000 escritoras y escritores de novela romántica y otros profesionales del ramo cuya misión es promover los intereses profesionales de los novelistas de carrera enfocada a través de la creación de redes y su promoción.

Esta asociación, mediante estudios anuales, nos aporta una visión muy clara de un industria de mil millones de dólares al año en los Estados Unidos

Las novelas románticas pueden tener cualquier tono o estilo. Pueden localizarse en cualquier lugar o tiempo, y tienen diferentes niveles de sensualidad, que van desde lo más dulce a lo más caliente (Fuente: The Romance Writers of America). 

Estas diferencias permiten crear subgéneros específicos y dotan al género de una diversidad y dinamismo difícil de encontrar en otros géneros dentro de la ficción literaria. 


Vamos a dimensionarlo para hacernos una idea de qué estamos hablando.

  • El valor estimado anual de las ventas totales de novela romántica en USA en 2013 fue de 1.080 millones de dólares (fuente: BookStats). En España el volumen de negocio de la novela romántica fue de 48 millones de euros en 2013 (fuente: Federación de gremios de editores de España)



  • Dentro de la Ficción para adultos en USA, la novela romántica ocupa una cuota del 13% (fuente: Nielsen Libros y Consumidor Tracker, BISAC Romance).  En España el informe de la Federación de Gremios de Editores no segrega entre ficción y no ficción por lo que debemos compararlo con el volumen que ocupa la novela romántica dentro del paraguas de la Literatura en general y que nos arroja una cuota del 7,6%.

  • Si lo vemos por formatos, podemos decir que el 39% de los libros románticos comprados en USA son eBooks, el 32% bolsillo, el 18% trade, el 9% tapa dura, el 1% audio y otro 1% en varios formaros sin especificar (fuente: Nielsen Unidos Romance Paisaje Q1 2014). No he encontrado fuentes para comparar este dato en España, pero solo hay que echar un vistazo a Amazon.es para darse cuenta de que la compra según formatos empieza a parecerse mucho a esto y de que la autoedición en digital es cada vez más fuerte.



  • En USA el comprador de novela romántica es la mujer, con un 84% de la cuota, dejando al hombre en un 16% (fuente: Nielsen Libros y seguimiento del Consumidor)


  • La edad del comprador de libros de romántica podría centrarse en los 30-54 años, ya que esta horquilla supone en 41% de la compras por edad (Fuente: Nielsen Romance Encuesta comprador para RWA) 

LA NOVELA ROMÁNTICA EN ESPAÑA


En junio de este año se publicó el avance estadístico del informe anual de la Federación de Gremios de Editores de España. Los datos que arrojaba no eran nada halagüeños. A precio constante la facturación en el mundo del libro ha caído en los últimos 10 años un 39% y nada indica que se haya tocado fondo ya que (sobre todo en los dos últimos años) las caídas han sido vertiginosas con más de un 10% anual.

No voy a centrarme en analizar los datos del informe porque encontrarás en la Red decenas de artículos de personas más preparadas que yo que hacen apreciaciones muy acertadas. Lo que sí quiero hacer es un recorrido por lo que ha pasado en los últimos 10 años en el sector de la novela romántica en España y cómo esta visión puede darnos respuesta a lo que está sucediendo en este momento e ideas posibles de lo que quizá suceda en el futuro.

Los datos que vamos a ver a partir de ahora están extraídos de los informes anuales de la Federación de Gremios de Editores de España a amenos que se diga lo contrario.

FASE 1Diez años atrás el sector de la novela romántica estaba compuesto en España por unas pocas editoriales, fuertes y bien posicionadas, con excelentes editoras que tenían buen ojo y bien parceladas sus líneas de edición así como lectores fieles. En esta primero fase nos encontramos con un mercado basado en la compra de derechos internacionales y fueron relativamente «pocas» las autoras anglosajonas (para hacernos una idea de cuánto de pocas pensemos que solo asociadas a la RWA que hayan publicado son del orden de 2.300 autoras) que pasaron el filtro de calidad y que llegaron a traducirse y editarse en nuestro país en aquella época. En 2007 se publicaron 1.037 títulos en España con una gran tirada media de 5.070 unidades.  Este dato refleja muy bien la situación del momento: público fiel y largas tiradas para cubrir la demanda.





FASE 2: Como opinión personal ubico en 2006 la fecha en que este panorama empezó a cambiar para entrar en una fase 2. La editorial Terciopelo lanza un premio de novela romántica que gana la escritora Jezz Burning con su «Al llegar la noche». Antes se habían producido otros intentos para publicar a autoras de habla hispana, como el premio que en 2004 lanzó Harlequin Ibérica (siempre una editorial pionera) pero que no tuvo continuidad. O el intento de otras editoriales de pequeño tamaño por editar a autoras locales, sin excesiva repercusión. Elijo esta fecha de 2006 porque implica tres hitos unidos que marcaron un cambio: 

  1. Una editorial de tamaño considerable como Roca (Terciopelo) piensa en publicar en nuestra lengua. 
  2. Se convoca un premio con continuidad que sigue vigente hasta nuestros días.
  3. Lo gana una autora que mantiene una constante publicando.

FASE 3: A partir de aquí, el sector sigue creciendo y tomando esta dirección, vadeando incluso de manera afortunada los primeros años de la crisis hasta el año 2009 (se pasa de publicar al año 1.037 títulos a publicar en estos años 1.799. Aunque es cierto que otros datos nos vaticinan que las cosas empiezan a  ir mal: la tirada media baja a la mitad (de 19.612 a 8.192 libros por título), y la facturación empieza a resentirse en 2009, bajando por primera vez de los 40,03 millones de 2008 a los 36,33 millones en 2009. 

En este periodo otras editoriales empiezan a darse cuenta de que las pocas autoras que se están publicando tienen cierto éxito y que es mucho más rentable publicar a autoras noveles y locales (ahorro en compra de derechos, adelantos y traducciones).

FASE 4: Los dos años siguientes (2010 y 2011) la tendencia en el sector de la novela romántica se mantiene mientras la crisis hace estragos en el Mundo del Libro. Se crean nuevas editoriales que ven en la romántica en español una buena opción y  no solo las editoriales pequeñas y medianas se dan cuenta de esto, sino que los grandes grupos (siempre más lentos en reaccionar) empiezan a percibir al sector romántico de autoras locales como una fuente estable de ingresos y de ahorro de costes ya que se están produciendo ciertos fenómenos que así lo atestiguan. 



Vamos a ver tres de estos fenómenos que apuntan que la novela romántica en español es un sector seguro:

  1. Megan Maxwell, siguiendo la tendencia antes descrita, publica su primera obra («Te lo dije») con una pequeña editorial sevillana en 2009. En breve se convierte en un fenómeno de masas y en 2011 ya es una de las autoras más leídas en nuestra lengua.
  2. En 2005 se publica la primera entrega de la saga «Crepúsculo» que dará un impulso importante al sector de la novela romántica en general y que junto con el resto de títulos de la saga serán los más vendidos del momento lo que ayuda a que el sector se mantenga en estos años de crisis. A nivel local lanza a muchas autoras que escriben género paranormal y las editoriales apuestan por ellas.
  3. En 2011 se publica «50 sombras de Grey» que de nuevo provoca una nueva tendencia en el sector en este caso hacia la novela romántica erótica y a la vez hace que éste se mantenga en números. A pesar de las polémicas (¿Romántica erótica o solo erótica?) ahora mismo es una tendencia clara que ha impulsado a que muchas autoras locales se ubiquen el este subgénero y quizá se encuentre en meseta, empezando a declinar en los próximos 2 o 3 años.

A su vez hay que decir que en esta fase 4 nos encontramos con una demanda superior a la oferta, lo que es en principio inaudito y se pone en marcha una búsqueda constante de autores de novela romántica por parte de las editoriales


FASE 5: El último periodo comprende 2012 y 2013 donde empezamos a notar que el sector de la novela romántica, con los buenos datos obtenidos por éxitos como los anteriores, se consolida convirtiéndose en uno de los pocos que remonta con cierto éxito la crisis


Se han producido ajustes importantes. A pesar de haber aumentado el número de editoriales que publican romántica, el número de títulos publicados al año no ha crecido significativamente pues se pasa de los 1.037 títulos en 2007 a 1.233 títulos en 2013. Además, el volumen por cada título se ha reducido a la mitad; si en 2007 por cada título se publicaban 20.337 ejemplares ahora se editan 10.000. Y el dato que sí sorprende y que indica cómo el sector de la novela romántica ha sabido regular las debilidades y amenazas para centrarse en oportunidades y fortalezas, el la cifra de facturación pues en un año como 2013 donde la caída anual del sector editorial es del 11,7% (en año anterior lo fue del 10,9%), la romántica factura 48,22 millones de euros frente a los 34,94 millones del año anterior, superando sus cifra de facturación de antes de la crisis (en 2007 facturó 42,38 millones). 

Este dato cobra relevancia si lo comparamos con el sector del libro pues la caída a precio constante es desde 2004 del 39% y manejando nuestra horquilla temporal podemos ver que  mientras en 2007 se facturó 3.123 millones de euros, en 2014 apenas se ha llegado a los 2.181 millones.

Hay que sumar a esto un aumento de las autoras y autores publicados. Si tomamos como dato comparativo la RWA, de las autoras inscritas en esta asociación norteamericana y que hayan sido publicadas hay un total de 2.322. Para conseguir este dato en España tenemos dificultad, pero si queremos hacernos una idea tenemos el número de participantes en la RA (Jornadas de Novela Romántica Adulta de Madrid) que en 2013 estuvo visitada por 63  autoras o autores españoles y en 2014, al día de hoy, las inscripciones de autoras españolas van por 111 sabiendo que hasta la fecha de su celebración (febrero 15) aumentará sensiblemente.


CONCLUSIONES (O VATICINIOS)


Voy a echar las cartas sobre el destino de la novela romántica, así que guarda este artículo a buen recaudo por unos años… a ver si puedo ganarme la vida como adivino.

Analizando los datos anteriores saco, a título personal, las siguientes conclusiones:

  1. El sector de la novela romántica en nuestra lengua anda en vías de estabilizar su tendencia creciente pues ya son pocas las editoriales de calado que no han virado hacia la incorporación de autoras y autores de habla hispana en sus catálogos (quizá la última haya sido Titania, del Grupo Urano, con la celebración de su premio de novela romántica en español). La mayoría de ellos en ediciones digitales, otros en papel.
  2. Se avecina un periodo de mayor exigencia en la calidad literaria de los autores pues las críticas principales giran en torno a la publicación indiscriminada debida a esta gran demanda. Al estabilizarse el crecimiento se provocará un expurgo entre los actuantes actuales y una búsqueda de talento entre los nuevos autores, con mayor exigencia en la calidad literaria.
  3. La tendencia erótica va a seguir al menos 2 años más si se cumple la horquilla temporal de otros best seller.
  4. Vamos a ver en los próximos años una penetración de autoras españolas (traducidas al inglés) en el mercado anglosajón. Quizá ya esté pasando porque la novela «Empezar de nuevo» de Isabel Keats se está traduciendo al inglés y pronto saldrá a la venta para ese mercado. Observar qué pasará va a ser apasionante. Esto implicaría un nuevo hito, o una nueva fase, pues de ser importadores empezaríamos a convertirnos en exportadores de autores románticos en el mayor mercado del género (mil millones de dólares). Harlequin Ibérica va  a ser clave en esto.
  5. La autoedición va a provocar  un cambio en el mundo editorial en general y en el romántico en particular. Esto ya lo estamos viendo en los últimos años, pero también podemos observar cómo se acelera según pasa el tiempo.

Una vez llegados al final debo decir que todo esto que expongo puede ser, en verdad, muy diferente. Pues no he encontrado datos sólidos de la edición digital segregado por materias para valorar cómo se comporta la novela romántica, pero puedo vaticinar que entre las editoriales potentes que están editando en digital (desde Harlequin con su HQÑ, a Planeta con su Zafiro) y la autopublicación, los datos del sector pueden ser aún más optimistas de lo que ya son.

Espero que te haya gustado. Si es así, COMPÁRTELO.

II Premio de Novela Romántica Kiwi RA

Bases

Primera:

Podrán optar al II Premio de Novela Romántica Kiwi RA las novelas románticas escritas originariamente en lengua española, con una extensión mínima de 175 páginas de tamaño DIN A4, escritas a doble espacio con tipografía Times New Roman de cuerpo 12 (aproximadamente 275.000 caracteres con espacios). Las novelas románticas estarán dirigidas a lectores adultos y podrán pertenecer a cualquiera de los subgéneros que existen: fantasía romántica, romántica paranormal, romántica erótica, chick lit, comedia romántica o novela sentimental entre otros.

Segunda:

Podrán optar a este Premio autores de cualquier nacionalidad y sexo, siempre que sean mayores de edad y que su obra esté escrita en español.

Tercera:

Este certamen está abierto tanto a autores noveles como a autores ya publicados.

Cuarta:

Se admitirá un solo manuscrito por autor.

Quinta:

Al optar a dicho Premio, el concursante garantizará que se trata de una obra inédita (es decir, que no ha sido publicada en ningún formato, incluido el digital en todas sus posibilidades, considerándose publicado el estar o haber estado disponible a través de internet), que su autoría le corresponde en exclusiva y que no es copia o modificación de ninguna otra, así como que la misma no se encuentra participando ningún otro premio ni ha contraído compromiso alguno con un tercero sobre los derechos de dicha obra. Deberá estar registrado en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Sexta:

El jurado del Premio estará compuesto por profesionales especializados en literatura romántica: Merche Diolch, José de la Rosa, María Cabal y Teresa Rodríguez. El fallo, inapelable, se hará público a través de la página web www.edicioneskiwi.com y la web www.yoleora.com el 24 de Diciembre de 2014.

Séptima:

El Premio no podrá ser repartido entre dos novelas y podrá ser declarado desierto.

Octava:

Las obras deberán ser enviadas en archivo PDF por correo electrónico a la dirección: premio@edicioneskiwi.com , acompañadas de un PDF separado en el que el autor manifieste que acepta todas y cada una de las cláusulas de las presentes bases e incluya sus datos personales, número de documento de identidad, dirección postal y teléfono de contacto, así como una breve reseña biográfica y una sinopsis de la obra presentada.

Novena:

Los participantes podrán usar seudónimo, siempre y cuando en la presentación consten los datos reales y no se envíe más de un manuscrito por autor.

Décima:

La cuantía del Premio será de 500€, suma que será considerada como anticipo por la cesión, en exclusiva, de todos los derechos de edición a EDICIONES KIWI S.L. y conllevará la edición y publicación de la obra premiada por parte de dicha editorial en su sello romántico. La obra finalista será publicada bajo el sello digital de Ediciones Kiwi.

Undécima:

El ganador se compromete a suscribir con Ediciones Kiwi el contrato de cesión que se le presente al efecto para dicha obra. Ediciones Kiwi publicará la obra en la fecha que considere conveniente y, a más tardar, en el plazo de un año a partir de la fecha de publicación del fallo mencionado en la cláusula 6.

Duodécima:

El plazo de entrega de originales comenzará el 1 de Junio de 2014
 y finalizará el 30 de Septiembre de 2014.


Decimotercera:

La presentación al Premio supone la aceptación íntegra e incondicional de estas bases por parte del concursante, así como la imposibilidad de retirada de cualquier obra que haya sido presentada en debida forma antes de que se haga público el fallo.

Decimocuarta:

EDICIONES KIWI S.L. tendrá una opción preferente sobre cualquier novela presentada a este Premio, resulte o no ganadora, que podrá ejercitar mediante presentación al concursante del correspondiente contrato dentro de los seis meses siguientes a la publicación del fallo del Premio.

Decimoquinta:

No se mantendrá correspondencia de ninguna clase con los autores que se presenten al Premio.Una vez fallado el Premio, los archivos de los originales no premiados se destruirán.

Decimosexta:

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999 sobre Protección de Datos de Carácter Personal, los datos obtenidos a través de la presente convocatoria se incorporarán a un fichero responsabilidad de la empresa Ediciones Kiwi, S.L. y serán tratados de acuerdo con la normativa vigente. Los interesados podrán ejercitar los derechos de acceso, rectificación, modificación y oposición dirigiéndose a Ediciones Kiwi, S.L., en Plaza Frontó, nº2, 12570 Alcalá de xivert (Castellón).

Seis herramientas imprescindibles para un escritor… y gratis

La vida es dura. Fantástica pero dura. Así que todo aquello que nos pueda ayudar a hacerla más placentera, bienvenido sea. Y en esta definición debemos incluir las herramientas que como escritores nos permitirán hacer nuestra tarea más cómoda.

En el artículo anterior recuperábamos algo tan antiguo para el escritor como el dictado. Esta semana quiero compartir contigo algunas herramientas que la tecnología pone a disposición de los que nos dedicamos a este oficio para hacerles más ágil y ordenada  su labor. Compatibles con nuestro lápiz y papel son una ayuda más. Podemos usar algunos de estos recursos, otros no, pero estos seis instrumentos te agilizarán la gestión diaria de tu tarea como escritor.
He ordenado estas seis herramientas siguiendo el flujo natural de tu mente a la hora de escribir una novela; desde que surge la idea como un chispazo en tu cabeza, pasando por el momento en que empezamos a crear el argumento, o los escenarios, o los personajes, incluso cuando nos vemos necesitados de generar  los archivos de nuestra novela. Muchas de ellas las vamos a tener en todos nuestros dispositivos a la vez, otras en el móvil. Otras solo en el ordenador. Pero en general espero que te sean de utilidad.
1. GENERAR LA IDEA DE TU NOVELA CON BUBBL.US (https://bubbl.us/)

No sé tú (acabo de citar el título de un bolero, vaya) pero cuando empiezo a meditar sobre mi próxima novela me asaltan cincuenta ideas, ciento cincuenta dudas, doscientas variables… y hasta que no tomo un papel y comienzo a trazar líneas, círculos, frases, cruces…. nada encaja.

Pues bien, la primea herramienta que te presento es una web que te permite trabajar mapas mentales muy rápidamente y hasta imprimirlos, exportarlos o compartirlos si así lo deseas por Facebook o Google+. Y por si fuera poco es de uso fácil e intuitivo.

¿Para qué lo utilizo? Siempre mientras medito sobre la novela. Cuando tengo que desarrollar la idea inicial del argumento.

2. TOMAR NOTAS DE CADA ASPECTO DE LA NOVELA CON EVERNOTE (https://evernote.com/intl/es/)

Este software, que puedes llevar en tu teléfono móvil, en tu portátil, en tu tableta, etc., te permite tomar notas tanto escritas como de voz, y ordenarlas como desees. Pero es mucho más que eso, porque puedes tomar imágenes para tus notas, escanear documentos, compartirlos con la aplicación que quieras, o sincronizarlas con el resto de dispositivos para que estén siempre a mano y en caso de que uno falle que sigan existiendo.

¿Para qué lo utilizo? Monto la novela con evernote. Abro una carpeta con el título y voy creando las fichas de personajes, las de escenarios, el argumento… además si veo algo que me inspira ya sea en una web, por la calle o en una revista, tomo imágenes o notas de voz y las meto en la misma carpeta. Eso me permite tener mucha información antes de empezar a escribir.
3. LOCALIZAR CON GOOGLE MAPS (https://www.google.es/maps/preview?hl=es)

Fundamental para trabajar las ambientaciones, tanto de espacio que desconocemos (espacios tanto urbanos como naturales), como de espacios conocidos pues te permiten verlos desde otra perspectiva.

¿Para qué lo utilizo? Cuando quiero visualizar un espacio (escenario) utilizo la “vista Mapa”. Me hago una idea del espacio, calles aledañas, edificios, etc. y después paso a “vista Tierra” para ver la imagen real. Aquí intento reconocer los perfiles del mapa visto con anterioridad para ir haciéndome una imagen mental del escenario. Por último paso a la “vista Street View” para ver los alzados de los edificios, ambiente, etc. 

Sí quiero aclarar que yo jamás escribió sobre lugares que previamente no he visitado pues lo hice una vez con una ciudad en concreto y cuando al fin pude viajar para conocerla me di cuenta de que nunca la habría retratado como la hice. Pero esto es otra manía más como escritor porque una autora como Stef Penney fue capaz de describir tan bien los escenarios de una novela (La ternura de los lobos) como si ella hubiera nacido en el norte de Canadá cuando jamás lo había pisado.

4. TENER ACCESIBLE LA DOCUMENTACIÓN CON DROXBOX  (https://www.dropbox.com/home) 

No sé si te habrá sucedido a ti, pero a mí en más de una ocasión. Y es que los dispositivos (portátiles, tabletas, etc.) se estropean justo el día que por fin has terminado satisfactoriamente una escena que tenías atragantada y no has hecho copia de seguridad. O lo que es peor; en el Pen donde llevamos el borrador de la novela de un ordenador a otro durante semanas al final somos incapaces de distinguir cuál es la última versión.

Yo escarmenté y desde entonces tengo mis novelas en la nube y para ello utilizo Dropbox. Es un programa gratuito que te aconsejo que tengas instalado en todos tus dispositivos. Solo tienes que descargártelo y abrir una cuenta. Creará una carpeta en cada uno de estos (en tu portátil, en tu tableta, en tu móvil) donde habrá… ¡una única copia de tus archivos! Porque cada vez que retoques un documento se actualizará en todos tus dispositivos de manera que siempre trabajarás, estén en la ubicación que estés, con un único original.

¿Y si tu ordenador empieza a echar humo y pierdes toda la información? Pues no pasa nada. Tu archivo no solo (que también) estaba en el PC, está también en la nube por lo puedes recuperarlo en cualquier momento.

¿Para qué lo utilizo? Tanto mis borradores como las versiones definitivas de mis novelas las tengo en Dropbox y puedo trabajar en ellas, por ejemplo, cuando estoy de viaje. También me gusta leer en el móvil lo que he escrito esa mañana mientras voy en bus, o tomo un café.
5. CREAR LAS NOVELA USANDO YWRITER (http://www.spacejock.com/yWriter.html)

Este software lo diseñó el escritor Simon Haynes intentando crear un procesador de texto (como los habituales que trabajamos, Open Office o Word) pero que además nos permitiera ordenar el trabajo de forma óptima. Por lo que sería un procesador de texto específico para escritores.

La ventaja fundamental es que podrás organizar un texto extenso en capítulos y escenas, lo que te ayuda a gestionar la novela.  Además, a cada escena creada podrás añadirle  información de apoyo como una descripción a modo de resumen, los personajes y los escenarios que aparecen y otras notas para no perder el hilo mientras escribes. Podrás gestionar cada novela como un proyecto independiente, dividiéndolos en ficheros (capítulos) y permitiendo además generar resúmenes, analizar el uso de palabras, visualizar el de la novela, modificar el orden de las palabras, crear copias de seguridad de la novela, etc.

¿Para qué lo utilizo? Lo uso para crear el argumento pues una vez que empiezo a montar la novela lo hago con los procesadores habituales para no tener problemas de incompatibilidad al trabajar en diferentes dispositivos.
6. PARA TRABAJAR COMO J.K. ROWLING CON COFFITIVITY (http://coffitivity.com/)

Dicen que la autora de “Harry Potter” escribió la primera novela en una cafetería mientras alargaba las horas. Aquí pensarás que he perdido la cabeza, pero no quiero dejar de traerte esta divertida web (o app) que te permitirá evadirte y escribir en un ambiente similar al que Rowlling usó. Porque recrea el ambiente sonoro, por ejemplo, de una cafetería en hora punta. Vasos, cubiertos, murmullos. Ponte los cascos y que llegue la inspiración.

¿Para qué lo utilizo? Cuando necesito relajarme mientras escribo mi novela, me permite enfrascarme en un ambiente conocido.

Espero que te haya sido útil. Si es así, COMPÁRTELO.