10 pros y contras del narrador en primera persona

El narrador en primera persona es uno de los más utilizados en la Novela Romántica, ya que permite una inmediata identificación con el lector. Fue el narrador que utilizó Stephenie Meyer en su saga “Crepúsculo” o el que usa Amanda Stevens en su exitosa serie “La restauradora”. Es dúctil, flexible, directo. Y sobre todo transmite nuestra forma diaria de enfrentarnos al mundo “He ido a …”, “Me gusta el…”, “Soy partidario de…”.

En este artículo pretendo plantearte 10 grandes pros y contras para que le saques el máximo partido a este narrador.

 

LOS PROS DE USAR UN NARRADOR EN PRIMERA PERSONA.

 

IDENTIFICACIÓN

El narrador en primera persona, como ningún otro, aporta una instantánea identificación con el protagonista de tu novela. Pero ojo, no solo del lector, sino de ti mismo como escritor. Es como si te convirtieras en el mejor amigo de tu protagonista y conocieras aquellos secretos que solo tú y él/ella, atesoráis en el alma. 

 

TRASCENDENCIA

Esta identificación con el personaje principal, casi permite trascender sobre el bien y el mal. Nuestra identificación llega a tal punto que somos capaces de forma casi automática de comprender sus debilidades y de perdonarlas. Esto lo convierte en un narrador excelente cuando necesitamos que el lector acepte las motivaciones que llevan a actuar al personaje principal de determinada manera, aunque esta sea reprobable.

 

DIFERENCIACIÓN 

Otra de las grandes ventajas del narrador en primera persona es que con un poco de habilidad se genera casi automáticamente un personaje redondo y diferenciado del resto (el narrador-protagonista) que marca sin dificultad el ritmo de la novela y se erige sin competencia en el centro de la obra.

Un consejo: ya que a un narrador protagonistas se lo perdonamos casi todo… arriesga con un perfil complicado y atrevido.

 

CENTRADO

Para un escritor principiante suma además el aliciente de que desaparecen los múltiples puntos de vista  ya que todo gira en torno a una única voz inconfundible, por lo que el lector está centrado desde el primer momento. 

 

CREDIBILIDAD 

Aporta credibilidad tanto al pasado, usando flashbacks, como al presente si utiliza este tiempo verbal, ya que incluso experiencias de difícil asimilación se convierten en veraces si este narrador tiene la carga emocional suficiente.

 

LOS CONTRA DE USAR UN NARRADOR EN PRIMERA PERSONA

 

LIMITACIÓN 

Su principal limitación es que la trama puede quedar bastante delimitada ya que este narrado en primera persona cuenta con pocos  medios para proporcionar al lector información externa sin recurrir elementos que pueden resultar artificiales si se abusa de ellos, como diarios, cartas, emails, etc.

 

MONOLINEAL

Cuando usamos un narrador en primera persona, la identificación del lector con el protagonista es tan sólida que tendremos que luchar con la dificultad que le supondrá identificarse con otros protagonistas, y en novela romántica, que suele haber dos, es un problema. Si no logramos solventar esta cuestión corremos el peligro de que nuestra novela se vuelva demasiada plana.

 

INACCIÓN

Cuando un narrador cuenta su vida y su experiencia sobre ella perdemos el multiperspectivismo, lo que puede hacernos tener dificultades con las escenas de acción de nuestra novela. Imagina una escena cualquiera, una cena en torno a una mesa. Con este tipo de narrador solo tendremos un punto de vista, lo que nos obligará a ser más hábiles a la hora de generar acción.

Un consejo: enfrenta a nuestro protagonista-narrador con situaciones que permitan sacarle el máximo partido.

 

SENTIDOS

También debemos tener cuidado cuando usamos un narrador en primera persona con el mundo sensorial. Algunas veces como autores nos metemos tanto en el personaje con este narrador que personificamos los estímulos y nuestro narrador reacciona a ellos como nosotros mismos.  Ante un olor, un color, un sabor, un sonido, o el tacto de un tejido, nuestro narrador debe actuar como lo haría el perfil que de él hayamos creado, y no como nos dictan nuestras preferencias. 

 

VERBOS 

Y por último podemos tener dificultades con el uso de los tiempos verbales. Los más ortodoxos postulan que un narrador en primera persona debe narrar su historia usando el tiempo presente. Puede ser cierto o no, pero con lo que sí te encontraras es con que puedes cometer discordancia en los tiempos verbales. Ten cuidado y narra según lo que tengas entre manos.

Espero que este artículo te haya sido útil. Si ha sido así COMPÁRTELO.

7 consejos para escribir Suspense Romántico

Uno de los subgéneros más potentes de la Novela Romántica es sin duda el Suspense Romántico. Junto con el histórico y el contemporáneo suponen la cuota de seguridad para las editoriales en época donde la tendencia de mercado no está clara, como ahora, tras unos años de clara preponderancia del erotismo que empieza a decaer. Estas novelas tienen un gran mercado y forman parte de un género que viene siendo rentable desde hace casi un siglo. 

El quid de la cuestión radica en encontrar nuevos personajes y nuevos entornos.


Autoras como Linda Howard, Pamela Clare, Amanda Stevens, o la española Ana R. Vivo forman parte de un subgénero apasionante, muy abierto a nuevas tendencias y que es uno de los que más acercan a nuevos lectores a nuestro género.

Como escritor me atrae de él la gran pregunta que encierra cada novela. En vez del ¿Por qué? habitual en la novela romántica (¿por qué no se aman, por qué no están juntos, por qué no pueden consumar su relación?), una novela de Suspense Romántico debe responder a la pregunta ¿Quién?: ¿Quién ha sido?

Este artículo pretende darte 7 consejos para que tus novelas de Suspense Romántico fluyan aún más. Vamos allá.

  1. Cuidado con lo que hacen los agentes de la ley que aparecen en tu novela: Si algo funciona con procedimientos firmemente establecidos son los cuerpos de seguridad del estado. Suele ser uno de los aspectos más dados a errores, por lo tanto,  en tus novelas es preciso que adquieras un amplio conocimiento de cómo actúa el cuerpo del que se trate. ¿Cómo lo haces? Pregúntales directamente. Si te presentas como novelista y les planteas tus dudas suelen ser bastantes dados a colaborar.
  2. Encaja bien a tus delincuentes: Si bien tenemos ya claro que hay un procedimiento penal, en la novela de suspense funciona muy bien si para trabajarla imaginamos un procedimiento criminal. En este caso te desaconsejo que busques a un delincuente y le preguntes cómo lo hace (jajaja). Ten imaginación y parte de la base de que sus acciones debes hacerlas creíbles.
  3. ¿Qué tal un antihéroe?: En el suspense romántico funciona muy bien un protagonista que tenga el perfil problemático.  Alguien que de ninguna manera pudiera formar parte de lo que le has preparado, pero que un acontecimiento inesperado lo arroja en las manos del suspense.
  4. Crea un villano: Partiendo de la idea anterior…. ¿Por qué ese acontecimiento inesperado no lo genera un villano? El antagonista toma especial relieve en este tipo de novelas y da pie a las actuaciones de los protagonistas.
  5. Una de magia, por favor: Un elemento paranormal, que puede o no ser explicado como racional al final de la novela, se convierten en un valor al alza en este tipo de novelas. Sé original y busca nuevos entornos.
  6. El fin del mundo: Si el conflicto principal al que se enfrentan nuestros personajes tiene como consecuencia la destrucción del planeta o un desastre natural, tenemos entre manos algo grande. Las novelas de suspense apocalíptico siguen siendo demandadas por el lector.
  7. Profesiones curiosas: Hasta hace poco había cuatro profesiones que encajaban a la perfección con este tipo de novelas: el detective, el abogado, el médico y el agente de bolsa, tanto en masculino como en femenino. Estos cuatro siempre venden, pero cada vez el lector demanda nuevos personajes, nuevos retos. Busca protagonistas con profesiones que te permitan experimentar y ofrecer mundos nuevos.

Espero que te haya sido útil. De ser así. COMPÁRTELO.

Premios literarios de novela romántica ¿A cuál te vas a presentar?

Para mí el año empieza en septiembre. Quizá porque el ciclo de la vida así lo hace y las hormonas tengan mucho que decir a este respecto. 


Hoy me he propuesto hacer un recorrido por los premios literarios relacionados con la novela romántica. Verás que hay muchos y para todos los gustos. La mayoría se convocan en primavera y su plazo de presentación llega hasta el otoño (cosa que de ser una de las editoriales convocantes tendría en cuenta). Los hay desde los que ofrecen la publicación de la obra hasta lo que incluyen un premio en metálico de 10.000€. ¿A cuál te vas a presentar?





La ventaja fundamental de ganar un premio es el valor promocional. Es un aval sobre la calidad de la obra. En mi caso, cuando gané el Premio Titania pasé de ser casi un absoluto desconocido a pesar de tener tres novelas publicadas en el género, a empezar a sonarles a los lectores habituales, lo que para mí significó bastante. 

Existe mucha polémica sobre lo que se cuece en el mundo de los premios literarios en general, pero mi experiencia me dice que en el mundo de la novela romántica la cosa funciona bastante bien, es transparente, y normalmente todos conocemos a los jurados y su solvencia. 


Mi recomendación: copia y pega la ficha del premio que te interese en tu calendario (por ejemplo en el de Google Calendar). Pégala en la fecha en la que comienza el plazo de presentación, y de nuevo en la que expira, de manera que te avise de cuándo debes presentar tu novela.


Recuerda consultar siempre las bases antes de dar ningún paso, porque año tras años pueden cambiar elementos importantes como las fechas, los premios o las temáticas, y debes estar preparado.


Aquí te organizo una ficha con todos los que conozco. Si se me olvida alguno de dejes de decírmelo para que lo incluya.


Ánimo y no dejes de presentarte.


Nombre: Premio de Novela Romántica

  • Organiza: El sello editorial Vergara y la web El Rincón de la Novela Romántica
  • Premio: 3.000€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de febrero a julio
  • Extensión: 265.000 caracteres con espacios 
  • Dónde: http://www.rnovelaromantica.com/ 



Nombre: Premio Novela Romántica KIWIRA

  • Organiza: Editorial Kiwi y Web Yo leo RA
  • Premio: 1.500€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de junio a septiembre
  • Extensión: aproximadamente 275.000 caracteres con espacios
  • Dónde: http://www.yoleora.com/ 



Nombre: Premio Internacional de Novela Romántica Digital

  • Organiza: Harlequin Ibérica (Harper Coliins)
  • Premio: 5.000€ ganador más tres finalistas de 3.000€ y publicación de las obras
  • Fechas para participar: de septiembre a diciembre
  • Extensión: a partir de 100 páginas con tipografía “Times”, cuerpo “12” e interlineado doble
  • Dónde: http://www.harlequiniberica.com/



Nombre: Premio Titania de Novela Romántica

  • Organiza: Sello Titania, Editorial Urano
  • Premio: 10.000€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de mayo a julio
  • Extensión: 265.000 caracteres con espacios
  • Dónde: http://www.titania.org/ 



Nombre: Premio de Novela Romántica Terciopelo 

  • Organiza: Sello Terciopelo, Roca Editorial
  • Premio: 1.500€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de mayo a septiembre
  • Extensión: entre 150 y 350 folios, mecanografiados a doble espacio
  • Dónde: http://www.rocaeditorial.com/ 



Nombre: Premio Leer & Leer

  • Organiza: Vestales Editorial y la web Escribe Romántica
  • Premio: Publicación de la obra
  • Fechas para participar: de octubre a enero
  • Extensión: extensión mínima de 250 folios en letra Times New Roman de cuerpo 12 e interlineado doble
  • Dónde: http://www.escriberomantica.com/ 



Nombre: Premio Ellas Juvenil Romántica

  • Organiza: Sello Montera, Random House Mondadori, y la web Juvenil Romántica
  • Premio: 6.000€ y publicación de la obra
  • Fechas para participar: de junio a noviembre
  • Extensión: un mínimo de 150 folios y un máximo de 400, a dos espacios
  • Dónde: http://www.juvenilromantica.es/ 

15 pasos infalibles para corregir tu novela


Corregir es una parte más de la escritura de una novela.

No debemos verlo como algo independiente u opcional. La novela no está acabada hasta que no ha pasado por un exhaustivo y metódico proceso de corrección.
La corrección plantea dos problemas igualmente importantes:
·         Que no se corrija en profundidad, por lo que la novela arrastre erratas y fallos estructurales y llegue así al editor.
·         Que nunca terminemos de corregir. Plantéate desde ya que tantas veces como leas tu obra, tantas querrás poner, quitar o cambiar cosas. Incluso una vez editada e impresa. Por eso hay muchos escritores que no vuelven a leer sus novelas una vez están publicadas: salud mental.
He buscado un argumento que dimensione de forma adecuada la importancia de la corrección, pero solo se me ocurre uno: piensa en el tiempo que te va a llevar planificar y escribir tu novela. Pues bien, solo tendrás una oportunidad por editorial. Si mandas la obra con deficiencias acabas de perderla.
En este artículo veremos qué es la corrección y aprenderemos un método para llevarla a cabo en su justa medida.

b) ¿Qué debemos corregir?

“El error de redacción más frecuente son las frases muy largas”
De una entrevista a
Mercedes Tabuyo, Correctora Editorial

Una vez terminada la novela, debemos empezar el proceso de reescritura.
La reescritura es un camino que tiene un principio y un fin, y digo esto porque tantas veces como leamos nuestro texto, tantas veces encontraremos cosas que nos gustaría cambiar. Por eso es imprescindible aplicar una metodología a la corrección, para evitar que el proceso sea eterno.
Vamos a dar un vistazo general al proceso de corrección para después entrar en detalles.
·         La re-visión: ten en cuenta que el proceso de corrección es una re-visión de la obra (verla desde diferentes puntos de vista). Es un paso atrás para comprobar si lo que has escrito es lo que querías. Siempre tienes la oportunidad de cambiarlo antes de mandar a una editorial, a un agente o autoeditarlo.
·         Una obra imprefecta: debes ser consciente de que la obra que ha salido de tus manos no está terminada. Podríamos decir que lo que has hecho hasta ahora es redactar. Realmente, escribir es corregir. Quedémonos con que ahora empezamos a escribir.
·         No tengas miedo: cambia lo que no te guste. A veces somos reticentes a transformar la novela una vez terminada. Debemos evitar este temor. Armarnos con bolígrafo rojo, como veremos después, y eliminar, ampliar o cambiar todo lo que no nos guste.
·         Pide ayuda: No hagas el camino sola si te sientes bloqueada o perdida. Procúrate algunos críticos (o lectores 0) en los que confíes. Personas que a su vez escriban y conozcan el proceso siempre son mejores. Paga a un corrector profesional, incluso, si te lo puedes permitir. Pero no le pidas que te digan si les gusta o no tu trabajo. Eso es demasiado general. Mejor coméntales los asuntos o conceptos estilísticos que te preocupan (¿está bien definido el protagonistas?, ¿se acelera demasiado al final?, ¿es creíble el desenlace?, etc.). Cuando sepan qué buscar, serán capaces de ofrecer soluciones constructivas
·         Tómate un respiro: La revisión, como la escritura, no es algo que puedas forzar. Así que respira. Sal a pasear, organiza una cita con amigos/as, o sal a bailar si te gusta. Gana perspectiva. Los ojos frescos llevan a una escritura fresca que es el objetivo de toda revisión.

LOS TIPOS DE CORRECIÓN
Existen dos modos de corregir. El primero es ineludible. El segundo es aconsejable
Estas dos formas son la Corrección Interna, que es el proceso personal de corrección, el que haremos nosotros mismo siguiendo los pasos que propondremos aquí. Y el segundo es la Corrección Externa, que es cuando buscamos ayuda del exterior para mejorar el resultado de la corrección de nuestra novela. Ambos modos son complementarios.

c) CORRECCIÓN INTERNA:

PASO UNO: imprimir el manuscrito para corregir.
El texto, por supuesto, se puede corregir en la pantalla del ordenador, pero la experiencia nos dice que se localizan con más facilidad los errores sobre papel.
Hay que dar estilo al texto digital en un formato determinado antes de imprimirlo:
·         Utilizar un tipo de fuente (letra) romana sencillo mejor que una de palo seco, pues para textos largos dan mejor resultado y cansan menos cansancio durante la lectura. Las habituales son Times New Roman, o Garamond (letras de Palo Seco sería, por ejemplo, Arial o Verdana).
·         Dejar doble espacio entre línea y línea. La función de este espacio es anotar en él las correcciones o apreciaciones.
·         Hacer sangría en la primera línea de cada párrafo para ayudar visualmente a localizar el ritmo del texto. Justificar también el texto.
·         Imprimir por una sola cara. También tiene una explicación; el reverso es otro espacio donde escribir y anotar.
·         Encuadernar el texto con espiral o “gusanillo”. Esto evitará que se nos despiste alguna hoja, que siempre irán numeradas.

PASO DOS: proveerse de bolígrafo rojo.
Como autor debes trabajar el texto en rojo, anotando o cambiando lo que te interese. Existe un “lenguaje” de corrector que puedes consultar en internet. Aun así, puedes crear el tuyo propio, ya que esta primera corrección es para tu uso exclusivo. Cuando un editor te devuelva unas galeradas corregidas en papel para que las revise, sí lo usarás, por lo que es interesante que, al menos, lo conozcas.

PASO TRES: corregir con la misma intensidad cada capítulo.
Como es cierto que la corrección suele ser un proceso lento, es importante que corrijamos cada parte del libro con la misma intensidad. Un error habitual es que los primeros capítulos estén bien corregidos, pero a medida que avanza la lectura, los últimos apenas estén retocados. Debemos evitarlo.

PASO CUATRO: Primera pasada.
En esta primera pasada de la novela al completo es aconsejable concentrarse en la estructura de la obra. Para ello debemos preguntarnos continuamente:
·         ¿Comienza la novela de forma adecuada una vez que la hemos terminado? solo contestamos Sí o No. Cuando empecemos a aplicar las correcciones que hemos hecho en el papel a nuestro texto del ordenador, entonces desarrollaremos varios inicios si hemos contestado que no.
·         ¿Es el tipo de novela que queremos? Esta pregunta es peligrosa, porque la insatisfacción permanente del artista te va a hacer contestarte siempre que no, pero debes ser benevolente contigo misma.
·         ¿Los personajes tiene el carácter necesario? Ahora es el momento de preguntárnoslo. Debemos saber si los personajes creados funcionan bien.
·         ¿La acción es suficiente como para entretener al lector? ¿Y los impulsos? Independientemente del subgénero, la novela romántica no puede ser aburrida. A veces debemos conseguirlo por medio de la emoción, otras por el erotismo, otras por la acción. ¿Lo hemos logrado?
·         ¿Los escenarios son suficientemente atractivos y adecuados? Realmente nos estamos preguntando si funcionan bien. ¿debemos cambiar algo en alguno de ellos?
·         ¿El narrador funciona de forma correcta? El narrador, que nos dio tantos dolores de cabeza a la hora de elegirlo; pues ahora es el momento de descubrir si hemos acertado.
·         ¿Los temas a tratar se han mantenido? Eso no quiere decir que a lo largo del proceso de escritura no decidamos hacer cambios drásticos, pero debemos preguntarnos también si son localizables.
·         ¿Es adecuado el tono? Muchas veces nos falta o sobra humor, necesitamos más dramatismo, o quizá debemos aportar más misterio.
·         ¿Son adecuados los capítulos? ¿o tenemos capítulos de 50 páginas y otros de 3? Es necesario preguntarse si la división de capítulos es la adecuada. Muchas veces se termina por dividirlos más o por el contrario, agruparlos en menos capítulos.

PASO CINCO: Segunda pasada; centrarse en la narración.
La segunda pasada es donde corregiremos el estilo, teniendo especial cuidado con:
·         Eliminar frases hechas.
·         Eliminar repeticiones malsonantes o cercanas.
·         Buscar imágenes originales.
·         Eliminar frases demasiado largas o concatenadas.
·         Eliminar adverbios terminados en “mente” y gerundios mal aplicados.

PASO SEIS: aplicar las correcciones al texto.
Cuando tenemos en nuestras manos el manuscrito corregido, lleno de anotaciones en rojo, debemos pasar esas correcciones al texto digital de nuestro ordenador. Aquí es importante que vayamos guardando cada una de las diferentes versiones del texto siguiendo la siguiente nomenclatura:
·         Primer texto; versión 1: esta versión es el original no corregido, que se guarda con nombre, fecha y versión. Veámoslo con un ejemplo: Amor_12_03_2015_(v1). De esta forma tenemos el título para localizarlo. La fecha para saber de cuándo es esa versión. Y qué número en la larga serie de revisiones tiene este texto.

IMPORTANTE: Debemos guardar cada versión. Podemos hacerlo o copiando el archivo completo y pegándolo en un nuevo documento con el nuevo nombre. O abriendo el archivo y guardándolo con un nuevo nombre (Guardar como…). De estas dos maneras no aseguramos que no borraremos ninguna de las versiones de nuestra novela.

·         Segundo texto; versión 2: Amor_18_08_2015_(v2).
·         Tercer texto; versión 3: Amor_01_03_2016_(v3).
·         Y así…

PASO SIETE: dejar reposar durante al menos dos meses.
Si durante el proceso de narración era interesante empaparse de la esencia de la novela leyendo, escuchando, olfateando todo aquello que tuviera algo que ver con ella, ahora ha llegado el momento de tomar distancia.
Es importante que la dejemos reposar, como a un buen vino. Casi olvidarnos de ella. Empezar nuevos proyectos, leer nuevas cosas. Buscar en nosotros un cambio de perspectiva.

PASO OCHO: volver a corregir una segunda vez, empezando por el paso 1
Dos meses después, cuando hagamos nuestra segunda y última corrección interna, veremos cómo descubrimos cosas que antes han pasado desapercibidas.

Antes de pasar a la corrección externa, vamos a ver algunas cosas que debemos tener en cuenta, tanto para un tipo de corrección como para otro:

COSAS A TENER EN CUENTA TANTO PARA LA CORRECCIÓN INTERNA COMO EXTERNA
·         Debemos trabajar las escenas como unidades que empiezan y terminan, dándoles una visión global.
·         Con los capítulos debemos hacer lo mismo.
·         Debemos controlar el ritmo.
·         Debemos evitar personajes estereotipados.
·         Debemos conseguir que las acciones sean creíbles
·         Debemos quedar convencidos de que el principio y el final de nuestra novela son los mejores que puede tener.
·         Debemos suprimir lo que no tenga una función.
·         Debemos eliminar información repetida.
·         Debemos limpiar de adjetivos y adverbios que saturen la narración.

IMPORTANTE: ahora, antes de sacarla al exterior, es el momento de registrar nuestro manuscrito en el Registro de la Propiedad Intelectual.

d) CORRECCIÓN EXTERNA

Dijimos al principio que la corrección externa es optativa. Sin embargo nos ayudará no solo a corregir nuestra novela desde todos los puntos de vista, sino a darnos una visión exterior de la misma que nos puede ayudar a enriquecerla.
Veamos una serie de pasos, que se pueden ordenas como quieras y saltarte los que quieras, para una sólida corrección externa:

PASO NUEVE: Darlo a leer a familia y amigos, y sobre todo a Lectores 0.
Sería una primera visión exterior, pero solo válida si son capaces (o nosotros somas capaces de transmitir), que deben hacer una lectura crítica.
En todo momento deberemos diferenciar entre las opiniones personales y el análisis. Las opiniones personales suelen estar en el ámbito del gusto. El análisis del por qué.  Debemos entregarles el manuscrito impreso junto con una carta cerrada que deben abrir al final de la lectura. Esta carta contiene nuestras dudas y deben devolvérnosla contestada por email.

PASO DIEZ: Darlo a leer a clubes de lectura.
Aunque sería generalizar, pero podríamos decir que en todas las bibliotecas públicas y grandes librerías existe un club de lectura. Una forma fabulosa de mejorar nuestra obra es buscar su colaboración. Para conseguirlo lo correcto es hablar y acordar la colaboración del /la bibliotecario/a o librero/a y hacerlo partícipe de nuestro proyecto. Junto con tantas copias de nuestro manuscrito como miembros tenga el club, le entregaremos a cada uno un cuestionario de valoración. Éste puede estar inspirado en todas las preguntas que se plantean en este artículo. Debajo veréis un cuestionario tipo, pero ya que vosotras sospecháis dónde está la debilidad de vuestra obra, podéis orientarlo hacia su detección.
Por supuesto lo normal es que te inviten a la sesión de debate de tu obra. Sé humilde, acepta las opiniones, da las gracias por cada alago o crítica, y gratifica a los participantes con una buena tarta o un pastel hecho por ti; no solo te han ayudado sino que cuando publiques tu novela serán los primero en comprarla; ya son tus lectores.

FICHA DE CORRECIÓN
¿Comienza la novela de forma adecuada?

¿Te gusta? ¿Qué cambiarías?

¿Los personajes tienen el carácter necesario? 

¿La acción es suficiente como para entretener al lector?

¿Los escenarios son suficientemente atractivos y adecuados?

¿El narrador funciona de forma correcta?

¿Localizas los temas que trata?

¿Es adecuado el tono?

¿Es adecuada la división de los capítulos?

¿Son acertadas las escenas?

¿Se mantiene el ritmo? ¿Dónde no?

¿Hay personajes estereotipados?

¿Son creíbles las acciones?

¿Te parece que el principio y el final son los mejores para esta novela? sugerencias

¿Sobra algo?

¿Detectas si hay información repetida?

¿La adjetivación la ves adecuada?

¿Detectas algunas frases hechas?

¿Detectas repeticiones?

¿Crees que las imágenes literarias son suficientemente originales? Si no, señálalas.

¿Consideras que hay frases demasiado largas? ¿Dónde?

¿Has encontrado adverbios terminados en “mente” o gerundios mal usados?


PASO ONCE: Darlo a leer a los Talleres de Escritura.
También en las bibliotecas públicas y en muchas librerías existen talleres de escritura. El proceso sería igual que el descrito en el paso anterior.

PASO DOCE: Darlo a leer a través de internet.
Aquí debemos tener especial cuidado. Antes que nada debemos sopesar si nos interesa difundir nuestra obra en la Red (colgarla completa en un foto o dar la posibilidad de descargarla), ya que puedes tener problemas con tu editor si éste ve que tu obra está colgada íntegramente en internet, pues se entendería que ya ha sido difundida y por lo tanto dejaría de ser inédita.
Lo correcto es acercarte a cualquiera de los muchos portales de novela romántica, participar en los foros, y encontrar a otros usuarios que quieran leer tu obra. En ese caso mándala por correo electrónico (por supuesto tu obra ya debe estar registrada en Propiedad Intelectual).
Para propiciar esto, cuelga el primer capítulo, o mejor, el detonante. Haz participar a los demás. Puedes adjuntarles el cuestionario anterior.

PASO TRECE: Mandar a hacer una corrección de estilo.
Si queremos que nuestra obra esté perfecta, también puedes mandarla a valorar y/o a corregir.
Una valoración suele ser un estudio pormenorizado de la novela, hecho por un profesional, que nos analizará a fondo el texto y nos emitirá un informe literario que suele tener entre 10 y 30 páginas. Las partes de la que suele constar un informa de este tipo son:
·         Corrección del Inicio
·         Corrección del Final
·         Análisis de los personajes
·         Análisis de la Ortografía y sintaxis
·         Análisis de la Estructura de la obra
·         Errores y hallazgos
·         Recomendaciones de corrección
Conclusiones finales, donde se suelen recomendar editoriales y contactos si el informe es positivo, o recomendaciones de corrección. Hay muchos y muy buenos profesionales que puedes encontrar en la Red.

PASO CATORCE: Corregir orto-tipográficamente
Se trata de una corrección centrada en las erratas ortográficas y de tipografía hecho por un profesional corrector. El precio de corrección suele oscilar entre 0,90 € y 1,20 € por millar de caracteres con espacios.

PASO QUINCE: el séptimo paso en verdad no lo es. Consiste en tener en nuestras manos una obra acabada y perfecta para mandar a una editorial.
Debemos ser conscientes de que solo vamos a tener una oportunidad por editorial. Cuanto más acabada esté la obra, mejor.
Si te ha gustado este artículo, COMPÁRTELO.

Fallo del I Premio Titania de Novela Romántica

Titania tiene el placer de anunciar que hoy, día 12 de septiembre, se le ha comunicado al autor de la obra Desde que te vi, José de la Rosa, que ha sido el ganador del I Premio Titania.

El jurado del Premio, compuesto por profesionales especializados en literatura romántica, Nuria Casás, Merche Diolch y Claudia Pazos, han elegido

esta obra como ganadora por unanimidad, entre el centenar que optaba a este galardón.

La primera edición de este premio, dotado de 5.000 euros para el ganador más la publicación de la obra en febrero de 2015, ha caído en Sevilla. El autor, licenciado en Comunicación Audiovisual, se dedica al mundo editorial, en específico a la novela romántica, en la práctica de la edición, la formación y la escritura.

Según la nueva editora del sello Titania de Ediciones Urano, Esther Sanz, “Desde que te vi es una novela romántica, bien construida y narrada, que se centra sobre todo en el romance y los sentimientos de unos personajes cercanos y reales”. Sanz ha destacado “el estilo elegante, sensual y efectivo del autor” y ha mostrado su entusiasmo en retomar el género romántico contemporáneo en la colección Titania Amour con autores nacionales como José de la Rosa.

La obra ganadora parte de la idea de que el destino se puede encontrar en el camino que tomamos para esquivarlo, con 235 páginas que nos cuentan los enredos de una protagonista enamorada de un gigoló de una sola noche. Según De la Rosa, “Desde que te vi está inspirado en el cuento de La bella durmiente, con malvada incluida”.

El jurado ha destacado de la obra:

  • El estilo narrativo del autor: delicado, efectivo y elegante.
  • La trama bien estructurada, sin cabos sueltos y con una buena resolución final.
  • El buen tratamiento de las escenas eróticas. Sin ser excesivas y siempre muy bien incluidas en la historia.
  • Los personajes bien construidos.
  • El final, que aunque predecible, es pintoresco y bien llevado.

El anuncio del premio coincide con la nueva etapa de Titania, que ahora presenta nuevas colecciones para lectores de Romántica adulta contemporánea: Titania Amour (Contemporánea), Titania Época (Histórica), Titania Luna Azul (Fantasía), Titania Sombras (Erótica), Titania Fresh (New Adult).

Perspectiva de la Novela Romántica 2015… ¿hacia dónde vamos?

Empezar un artículo sobre pasado, presente y perspectiva de la novela romántica hablando de Lehman Brothers no es lo más usual, pero es que esta empresa fundada en 1850, que había resistido una guerra civil, la crisis bancaria del 1907, el Crack del 29, los escándalos en el trading de bonos, los colapsos en Hedge Funds, etc. no superó la crisis (subprime) de 2008 y conformó la mayor quiebra de la historia hasta el momento. Eso sucedió el 15 de septiembre y se considera el punto de partida de esta crisis que sufrimos, que tantas cosas ha cambiado y que por supuesto ha afectado (y mucho) al sector editorial y al género romántico que es el que vamos a analizar aquí. 


Un artículo como éste solo tiene sentido si se aportan datos fiables y fuentes ciertas. Eso pretendo en las próximas líneas por lo que te pido disculpas de antemano por los paréntesis, los gráficos y las citas. A partir de este momento intentaré dejar claro cuáles son mis opiniones personales y cuáles los datos objetivos mediante la incorporación de sus fuentes. Al final me permitiré sacar conclusiones. Éstas no serán verdades sino, desde mis perspectiva, lo que percibo que será el futuro en los próximos años una vez analizados antecedentes y cifras. Pero antes… demos un paseo por el sector de la Novela Romántica y veamos de qué estamos hablando.

LA NOVELA ROMÁNTICA; HASTA HACE POCO UN GÉNERO ANGLOSAJÓN


La novela romántica ha sido hasta hace poco un género netamente anglosajón (USA, Reino Unido y Canadá).


Tal y como lo entiende la asociación Romance Writers of America (RWA), una novela debe tener dos elementos básicos para ser llamada «romántica»: una historia de amor central y un final emocionalmente satisfactorio y optimista (Fuente: The Romance Writers of America)

Déjame que te explique qué es eso de la RWA. Se trata de una asociación sin ánimo de lucro compuesta por más de 10.000 escritoras y escritores de novela romántica y otros profesionales del ramo cuya misión es promover los intereses profesionales de los novelistas de carrera enfocada a través de la creación de redes y su promoción.

Esta asociación, mediante estudios anuales, nos aporta una visión muy clara de un industria de mil millones de dólares al año en los Estados Unidos

Las novelas románticas pueden tener cualquier tono o estilo. Pueden localizarse en cualquier lugar o tiempo, y tienen diferentes niveles de sensualidad, que van desde lo más dulce a lo más caliente (Fuente: The Romance Writers of America). 

Estas diferencias permiten crear subgéneros específicos y dotan al género de una diversidad y dinamismo difícil de encontrar en otros géneros dentro de la ficción literaria. 


Vamos a dimensionarlo para hacernos una idea de qué estamos hablando.

  • El valor estimado anual de las ventas totales de novela romántica en USA en 2013 fue de 1.080 millones de dólares (fuente: BookStats). En España el volumen de negocio de la novela romántica fue de 48 millones de euros en 2013 (fuente: Federación de gremios de editores de España)



  • Dentro de la Ficción para adultos en USA, la novela romántica ocupa una cuota del 13% (fuente: Nielsen Libros y Consumidor Tracker, BISAC Romance).  En España el informe de la Federación de Gremios de Editores no segrega entre ficción y no ficción por lo que debemos compararlo con el volumen que ocupa la novela romántica dentro del paraguas de la Literatura en general y que nos arroja una cuota del 7,6%.

  • Si lo vemos por formatos, podemos decir que el 39% de los libros románticos comprados en USA son eBooks, el 32% bolsillo, el 18% trade, el 9% tapa dura, el 1% audio y otro 1% en varios formaros sin especificar (fuente: Nielsen Unidos Romance Paisaje Q1 2014). No he encontrado fuentes para comparar este dato en España, pero solo hay que echar un vistazo a Amazon.es para darse cuenta de que la compra según formatos empieza a parecerse mucho a esto y de que la autoedición en digital es cada vez más fuerte.



  • En USA el comprador de novela romántica es la mujer, con un 84% de la cuota, dejando al hombre en un 16% (fuente: Nielsen Libros y seguimiento del Consumidor)


  • La edad del comprador de libros de romántica podría centrarse en los 30-54 años, ya que esta horquilla supone en 41% de la compras por edad (Fuente: Nielsen Romance Encuesta comprador para RWA) 

LA NOVELA ROMÁNTICA EN ESPAÑA


En junio de este año se publicó el avance estadístico del informe anual de la Federación de Gremios de Editores de España. Los datos que arrojaba no eran nada halagüeños. A precio constante la facturación en el mundo del libro ha caído en los últimos 10 años un 39% y nada indica que se haya tocado fondo ya que (sobre todo en los dos últimos años) las caídas han sido vertiginosas con más de un 10% anual.

No voy a centrarme en analizar los datos del informe porque encontrarás en la Red decenas de artículos de personas más preparadas que yo que hacen apreciaciones muy acertadas. Lo que sí quiero hacer es un recorrido por lo que ha pasado en los últimos 10 años en el sector de la novela romántica en España y cómo esta visión puede darnos respuesta a lo que está sucediendo en este momento e ideas posibles de lo que quizá suceda en el futuro.

Los datos que vamos a ver a partir de ahora están extraídos de los informes anuales de la Federación de Gremios de Editores de España a amenos que se diga lo contrario.

FASE 1Diez años atrás el sector de la novela romántica estaba compuesto en España por unas pocas editoriales, fuertes y bien posicionadas, con excelentes editoras que tenían buen ojo y bien parceladas sus líneas de edición así como lectores fieles. En esta primero fase nos encontramos con un mercado basado en la compra de derechos internacionales y fueron relativamente «pocas» las autoras anglosajonas (para hacernos una idea de cuánto de pocas pensemos que solo asociadas a la RWA que hayan publicado son del orden de 2.300 autoras) que pasaron el filtro de calidad y que llegaron a traducirse y editarse en nuestro país en aquella época. En 2007 se publicaron 1.037 títulos en España con una gran tirada media de 5.070 unidades.  Este dato refleja muy bien la situación del momento: público fiel y largas tiradas para cubrir la demanda.





FASE 2: Como opinión personal ubico en 2006 la fecha en que este panorama empezó a cambiar para entrar en una fase 2. La editorial Terciopelo lanza un premio de novela romántica que gana la escritora Jezz Burning con su «Al llegar la noche». Antes se habían producido otros intentos para publicar a autoras de habla hispana, como el premio que en 2004 lanzó Harlequin Ibérica (siempre una editorial pionera) pero que no tuvo continuidad. O el intento de otras editoriales de pequeño tamaño por editar a autoras locales, sin excesiva repercusión. Elijo esta fecha de 2006 porque implica tres hitos unidos que marcaron un cambio: 

  1. Una editorial de tamaño considerable como Roca (Terciopelo) piensa en publicar en nuestra lengua. 
  2. Se convoca un premio con continuidad que sigue vigente hasta nuestros días.
  3. Lo gana una autora que mantiene una constante publicando.

FASE 3: A partir de aquí, el sector sigue creciendo y tomando esta dirección, vadeando incluso de manera afortunada los primeros años de la crisis hasta el año 2009 (se pasa de publicar al año 1.037 títulos a publicar en estos años 1.799. Aunque es cierto que otros datos nos vaticinan que las cosas empiezan a  ir mal: la tirada media baja a la mitad (de 19.612 a 8.192 libros por título), y la facturación empieza a resentirse en 2009, bajando por primera vez de los 40,03 millones de 2008 a los 36,33 millones en 2009. 

En este periodo otras editoriales empiezan a darse cuenta de que las pocas autoras que se están publicando tienen cierto éxito y que es mucho más rentable publicar a autoras noveles y locales (ahorro en compra de derechos, adelantos y traducciones).

FASE 4: Los dos años siguientes (2010 y 2011) la tendencia en el sector de la novela romántica se mantiene mientras la crisis hace estragos en el Mundo del Libro. Se crean nuevas editoriales que ven en la romántica en español una buena opción y  no solo las editoriales pequeñas y medianas se dan cuenta de esto, sino que los grandes grupos (siempre más lentos en reaccionar) empiezan a percibir al sector romántico de autoras locales como una fuente estable de ingresos y de ahorro de costes ya que se están produciendo ciertos fenómenos que así lo atestiguan. 



Vamos a ver tres de estos fenómenos que apuntan que la novela romántica en español es un sector seguro:

  1. Megan Maxwell, siguiendo la tendencia antes descrita, publica su primera obra («Te lo dije») con una pequeña editorial sevillana en 2009. En breve se convierte en un fenómeno de masas y en 2011 ya es una de las autoras más leídas en nuestra lengua.
  2. En 2005 se publica la primera entrega de la saga «Crepúsculo» que dará un impulso importante al sector de la novela romántica en general y que junto con el resto de títulos de la saga serán los más vendidos del momento lo que ayuda a que el sector se mantenga en estos años de crisis. A nivel local lanza a muchas autoras que escriben género paranormal y las editoriales apuestan por ellas.
  3. En 2011 se publica «50 sombras de Grey» que de nuevo provoca una nueva tendencia en el sector en este caso hacia la novela romántica erótica y a la vez hace que éste se mantenga en números. A pesar de las polémicas (¿Romántica erótica o solo erótica?) ahora mismo es una tendencia clara que ha impulsado a que muchas autoras locales se ubiquen el este subgénero y quizá se encuentre en meseta, empezando a declinar en los próximos 2 o 3 años.

A su vez hay que decir que en esta fase 4 nos encontramos con una demanda superior a la oferta, lo que es en principio inaudito y se pone en marcha una búsqueda constante de autores de novela romántica por parte de las editoriales


FASE 5: El último periodo comprende 2012 y 2013 donde empezamos a notar que el sector de la novela romántica, con los buenos datos obtenidos por éxitos como los anteriores, se consolida convirtiéndose en uno de los pocos que remonta con cierto éxito la crisis


Se han producido ajustes importantes. A pesar de haber aumentado el número de editoriales que publican romántica, el número de títulos publicados al año no ha crecido significativamente pues se pasa de los 1.037 títulos en 2007 a 1.233 títulos en 2013. Además, el volumen por cada título se ha reducido a la mitad; si en 2007 por cada título se publicaban 20.337 ejemplares ahora se editan 10.000. Y el dato que sí sorprende y que indica cómo el sector de la novela romántica ha sabido regular las debilidades y amenazas para centrarse en oportunidades y fortalezas, el la cifra de facturación pues en un año como 2013 donde la caída anual del sector editorial es del 11,7% (en año anterior lo fue del 10,9%), la romántica factura 48,22 millones de euros frente a los 34,94 millones del año anterior, superando sus cifra de facturación de antes de la crisis (en 2007 facturó 42,38 millones). 

Este dato cobra relevancia si lo comparamos con el sector del libro pues la caída a precio constante es desde 2004 del 39% y manejando nuestra horquilla temporal podemos ver que  mientras en 2007 se facturó 3.123 millones de euros, en 2014 apenas se ha llegado a los 2.181 millones.

Hay que sumar a esto un aumento de las autoras y autores publicados. Si tomamos como dato comparativo la RWA, de las autoras inscritas en esta asociación norteamericana y que hayan sido publicadas hay un total de 2.322. Para conseguir este dato en España tenemos dificultad, pero si queremos hacernos una idea tenemos el número de participantes en la RA (Jornadas de Novela Romántica Adulta de Madrid) que en 2013 estuvo visitada por 63  autoras o autores españoles y en 2014, al día de hoy, las inscripciones de autoras españolas van por 111 sabiendo que hasta la fecha de su celebración (febrero 15) aumentará sensiblemente.


CONCLUSIONES (O VATICINIOS)


Voy a echar las cartas sobre el destino de la novela romántica, así que guarda este artículo a buen recaudo por unos años… a ver si puedo ganarme la vida como adivino.

Analizando los datos anteriores saco, a título personal, las siguientes conclusiones:

  1. El sector de la novela romántica en nuestra lengua anda en vías de estabilizar su tendencia creciente pues ya son pocas las editoriales de calado que no han virado hacia la incorporación de autoras y autores de habla hispana en sus catálogos (quizá la última haya sido Titania, del Grupo Urano, con la celebración de su premio de novela romántica en español). La mayoría de ellos en ediciones digitales, otros en papel.
  2. Se avecina un periodo de mayor exigencia en la calidad literaria de los autores pues las críticas principales giran en torno a la publicación indiscriminada debida a esta gran demanda. Al estabilizarse el crecimiento se provocará un expurgo entre los actuantes actuales y una búsqueda de talento entre los nuevos autores, con mayor exigencia en la calidad literaria.
  3. La tendencia erótica va a seguir al menos 2 años más si se cumple la horquilla temporal de otros best seller.
  4. Vamos a ver en los próximos años una penetración de autoras españolas (traducidas al inglés) en el mercado anglosajón. Quizá ya esté pasando porque la novela «Empezar de nuevo» de Isabel Keats se está traduciendo al inglés y pronto saldrá a la venta para ese mercado. Observar qué pasará va a ser apasionante. Esto implicaría un nuevo hito, o una nueva fase, pues de ser importadores empezaríamos a convertirnos en exportadores de autores románticos en el mayor mercado del género (mil millones de dólares). Harlequin Ibérica va  a ser clave en esto.
  5. La autoedición va a provocar  un cambio en el mundo editorial en general y en el romántico en particular. Esto ya lo estamos viendo en los últimos años, pero también podemos observar cómo se acelera según pasa el tiempo.

Una vez llegados al final debo decir que todo esto que expongo puede ser, en verdad, muy diferente. Pues no he encontrado datos sólidos de la edición digital segregado por materias para valorar cómo se comporta la novela romántica, pero puedo vaticinar que entre las editoriales potentes que están editando en digital (desde Harlequin con su HQÑ, a Planeta con su Zafiro) y la autopublicación, los datos del sector pueden ser aún más optimistas de lo que ya son.

Espero que te haya gustado. Si es así, COMPÁRTELO.

La joya de mi deseo, de Nuria Llop

Nuria Llop entra en el mundo de la narrativa con una novela entretenida, teatral y llena de hallazgos: La joya de mi deseo.

La autora elige para ambientarla el Madrid del siglo XVII, del Siglo de Oro, de los teatros y la farándula. De la aristocracia y el pueblo llano. De la joyería de lujo. Un Madrid que retrata al dedillo, que ambienta con maestría y aleja de tópicos.

Allí Luisa Estrada propietaria de una joyería en la que no puede ejercer su profesión por ser mujer, se ve envuelta en una intriga donde el galán de teatro Álvaro de Villanueva representará el papel de fiel marido para que ambos puedan alcanzar sus objetivos. Pero lo que parece un plan perfecto empieza a hacer aguas como ambos se dan cuenta de que no han contado con un invitado de última hora; su corazón.
Como ves tiene todos los ingredientes de una novela adictiva; los personajes son interesantes, la ambientación precisa y atractiva, el misterio servido y el amor está en el aire.
Al contrario de otras autoras, con una capacidad innegables de convertir en imágenes cinematográficas su prosa, en el caso de Nuria Llop todo se vuelve teatro. Y es que hasta el ritmo de esta novela es teatral, y lo diálogos, que parecen estar recitados desde el escenario, declamados por un actor con el papel muy bien aprendido. Esta es quizá la primera característica diferencial de la prosa de Nuria Llop. El lector se convierte en espectador a la espera de que con cada nuevo capítulo se levante el telón para que los personajes actúen. Y es un efecto muy atractivo. Me ha gustado. Sitúa al lector en un lugar al que no estamos acostumbrados. No pienses con estas palabras que es una obra teatral. Es novela y muy buena novela, pero con una visión diferente lo que siempre se agradece.
Destacar la ambientación precisa. Es como si paseáramos por un Madrid que ya no existe. Las costumbres, comidas, vestidos, transportes… están tan bien documentados que son naturales. Pasear por la Plaza Mayor es una delicia. Comer en un salón un acontecimiento. Introducirse en un taller de joyería toda una experiencia.
A destacar los dos protagonistas. Luisa es el eje central. Una mujer con un claro objetivo profesional para la que el amor pertenece al pasado; ya lo cree haber vivido y no entra en sus planes que vuelva a molestarla. Resulta seca al principio, interesada, y tan desenvuelta a alcanzar sus propios objetivos que puede caer en el delito. Es un personaje que a veces se me ha antojado incómodo, pero que resulta coherente en su construcción. Sin embargo no te engañes; la autora sabrá darle el giro oportuno para que la adores al final de la novela.
Álvaro en cambio atrae al lector desde que aparece en escena. Atractivo, simpático, inteligente, mujeriego,  resuelto, es el galán perfecto. Una mezcla de los de las comedias de Lope y los de las obras cinematográficas de Spielberg. Él será el encargado de transformar a Luisa… y de sufrir, porque quizá no esté acostumbrado a un no por respuesta. A este personaje lo querremos, así como a un plantel de secundarios que funcionan muy bien y se mueve con discreción.
La obra picaresca se convierte en comedia y después en drama hasta alcanzar un final redondo, donde todos los cabos quedan resueltos y el lector puede aplaudir cuando se cierra el telón con éxito de actores, libretista y director.
Círculo de lectores, la editorial que la publica, la califica como Novela Histórica. Puede ser, pero sus condimentos no la hacen ajena a la romántica.

Te recomiendo su lectura. Estoy seguro de que lo vas a disfrutar.

Verdad y veracidad; las licencias literarias


En literatura, como en la vida, lo veraz no es igual a lo verdadero. ¿Qué diferencia existe? Pues que lo veraz tiende a buscar la verdad, mientras que lo verdadero es una relación de semejanza con la realidad. Simple y a la vez complicado ¿verdad? Lo primero debe parecer verdad y lo segundo debe ser verdad.


La literatura, por definición, se mueve más en al ámbito de lo veraz. Los autores solemos crear mundos imaginarios pero que en todo momento deben causar en el lector la impresión de que son tan ciertos o más que aquel que pisan.

Extraño, ¿verdad?, esta forma de hilar la sutil tela de la que están compuestas las novelas para crear un tapiz que se asemeje a la realidad.

De esta manera, un autor debe trabajar sus novelas desde la veracidad. Eso significa que de la ingente documentación que puede manejar para construir su obra debe impactar en el lector con la idea de que todo aquello que está leyendo es cierto. Sin dudarlo. Sin embargo no siempre es así.

Y es que no hay autor que no se haya enfrentado ante la posibilidad de tomarse una licencia literaria. Pero… ¿qué es esto? Como hemos dicho las novelas deben parecer verdaderas antes de serlo. Esto significa que no tienen que reflejar la verdad, pero sí construir una arquitectura narrativa que cuando el lector la lea no le quepa duda de que lo que dice es cierto.

Si piensas en la Ciencia Ficción o en la Fantasía lo entenderás inmediatamente. Los nuevos mundos, los mundos creados no tiene que ser ciertos (de hecho no lo son), pero deben parecerlo. Transgredir las leyes de la física, conseguir volar, caminar sobre las aguas, dominar el trueno, hablar con los espíritus, etc. son acciones que según cómo las contemos el lector las encajará como naturales o simplemente pensará que la novela no se sostiene.

Pero esto no ocurre solo con géneros donde la imaginación en las ambientaciones es la clave sino en otros géneros más documentados como la Novela Histórica o la Contemporánea. Hay aspectos que son difíciles o imposibles de documentar. Por ejemplo; no tenemos forma de saber si en la antigua Roma los enamorados paseaban dados de la mano. Si no tenemos datos sobre este aspecto del protocolo del amor… ¿es un error presuponerlo e incluirlo en nuestra novela? Otro ejemplo; la costumbre del brindis en la escocia del siglo XII. ¿Existía?, ¿está documentado que existía? Y otro más… ¿Podemos crear una ceremonia nupcial entre los habitantes de una tribu bárbara del norte de Germania si no sabemos cómo eran esos ritos?… y la respuesta es SÍ… siempre que sean veraces. ¿Te caben dudas sobre la veracidad de las novelas de Robert Graves, de Mika Waltari, de Gary Jennings?

Así, poco a poco, vamos entrando en el mundo de las licencias literarias; traspasar lo real manteniendo aspecto de veracidad, para poder alcanzar un objetivo narrativo. Es en este terreno resbaladizo donde suele encontrarse.

Recuerdo que cuando escribí «La clave Agrippa» necesitaba que hubiera una percusión de coches en los arrozales que hay al sur de Sevilla. Imagínate una extensión sin horizonte, llana y rodeada de estrechos caminos de tierra bordeados de agua donde crecen hectáreas y hectáreas de arroz. ¿Podían correr por allí un par de coches sin problemas? Pues bien; lo probé. Fui con mi coche e intenté acelerar (siempre dentro de los márgenes de la ley, por supuesto)… y me fue imposible; el coche se enterraba en la arena. Así que tenía dos opciones; o cambiaba completamente la ambientación de esta escena o me tomaba esta pequeña licencia literaria y dejaba que mis protagonistas saltaran por los aires a toda velocidad. Con «La leyenda de Tierra Firme» tuve que plantearme algo parecido en dos ocasiones y en ambas tuve que decidir qué hacer. Una era una escena de submarinismo de la que no te contaré mucho porque la novela acaba de salir. Sé algo sobre el tema porque lo he practicado, pero para que la escena tuviera la fuerza que necesitaba era necesario tomarme ciertas licencias. ¿Me las tomaba o me ajustaba a la verdad? ¿Verdad o veracidad? En este caso decidí que sí, que merecía la pena fantasear. Otra de las licencias a las que me enfrenté en esta novela fueron los acontecimientos finales del reinado de Selím II… y es que si quería el final que necesitaba para mí novela tenía que obviar algunos hechos históricos o pasar sobre ellos de puntilla. En este caso decidí no hacerlo, aunque el final no fuera exactamente lo que quería en un primer instante, pero necesitaba ese aporte de verdad para cerrar la historia.

Como ves las licencias literarias son decisiones complicadas, delicadas. Acabo de leer «Styxx», de Sherrilyn Kenyon, y ella dedica muchas páginas al principio de la novela a explicar las licencias literarias que se va a tomar en la novela y porqué las tomó en las obras anteriores de esta saga.

Otras veces un escritor se plantea tomarse estas licencias por cuestiones logísticas: ¡Necesito que haya una iglesia donde no la hay¡ ¡Necesito un castillo donde nunca lo habrá!

Como ves es una decisión complicada que a veces es acertada y otras no. ¿Rigurosidad o necesidades narrativas? ¿Ambas? Quién sabe.