OMEGAVERSE: LA ROTURA DE LA FRONTERA DE GÉNERO EN LA NOVELA ROMÁNTICA

 En mi opinión, la novela romántica cumple una función más allá del entretenimiento: desmenuza y analiza los sentimientos, lo que se puede entender como un aprendizaje en nuestra inexistente educación emocional.

Nos han enseñado a despejar una ecuación, a calcular el área de un polígono, a formular bases y ácidos, a diferenciar especies por su morfología, a entendernos en otros idiomas, a comprender el mecanismo de un volcán. Pero no tenemos ni idea de cómo enfrentarnos a un desengaño amoroso, a una ruptura, a la traición de los amigos, a los chantajes de quienes nos quieren, a nuestra tambaleante autoestima.

Educarnos sentimentalmente, emocionalmente, no está dentro de los objetivos educacionales que han preparado para nosotros. Es algo que tenemos que aprender cada uno, golpe a golpe, fracaso a fracaso, lágrima a lágrima. ¿Por qué? Ni idea. Alguien me ha dicho que esto solo se aprende con la experiencia. Quizá tenga razón, pero unos breves apuntes en la escuela o en la universidad no nos hubieran venido mal, ¿no te parece? 😉

De manera que debemos buscar nuestros propios recursos para comprender aquello que nos acontece y que creemos único, que nos duele tanto que pensamos que solo nos ha ocurrido a nosotros (como el dolor de una ruptura, o la angustia al sentir algo por otra persona cuando tenemos pareja, o las locuras que somos capaces de cometer cuando nos enamoramos) pero, y esto te lo aseguro, no es exclusivo, nos sucede a todos.

Hace un par de días participé en un club de lectura, y una de las asistentes dijo algo interesante. Leía de todo, pero cuando más leía novela romántica, al enfrentarse a otros géneros de entretenimiento, echaba en falta el desarrollo sentimental, emocional de los personajes, el estudio interior sobre la manera en que se enfrentan al mundo desde lo que sienten y no solo desde lo que piensan.

En mi opinión, la novela romántica es el género de entretenimiento y consumo que más explora lo emocional, y que más avanza a la hora de exponerlo. Y no entro a valorar si son adecuadas o no las propuestas que nos hace la novela romántica sobre este asunto porque expongo mi opinión en el artículo de este blog AMOR ROMÁNTICO Y NOVELA ROMANTICA, y no quiero cansarte.

El Omegaverse, este subgénero tan interesante, aún incipiente en nuestro país, parece que da un paso más. Traspasa el límite de los géneros sexuales, exponiendo una sociedad en la que hay tres que se interrelacionan sentimental y sexualmente, en libertad.

A pesar del título del artículo, no te voy a contar nada más. Aquí tienes la llama de Prometeo, la semilla de la curiosidad anidada en ti. 😇¿Maldad? No. Un amigo mío dice que no le gustan las playlist de música, que prefiere la radio porque lo que suene después puede ser una sorpresa. Esto es igual. Te dejo lo que suena después, la sorpresa, para que lo descubras. 😉

Si te la ha parecido interesante, compártelo.

La novela romántica es el tema central de este Blog: técnicas de escritura, subgéneros,  noticias, premios. Todo aquello que configura el amplio mundo de la novela romántica y que pueda ser de interés para lectoras y escritoras. También hablaremos de thriller y de manuales para escritores, siempre desde una perspectiva amena, interesante y novedosa.

Además en la tienda online dispones de todos las libros de José de la Rosa en diferentes formatos: papel, audiolibro y ebook. Puedes comprarlos online y recibirlo cómodamente en tu casa o hacer un regalo a quien tu quieras.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *