Cambio de ciudad por amor, con Yolanda Quiralte.

Cambio de ciudad por amor… Difícil, ¿No te parece? Hola, mis queridos escépticos, y bienvenidos a una nueva edición de “Novela romántica para escépticos”.

La novela romántica es un género netamente anglosajón. Nace, crece y se desarrolla en países de habla inglesa. Sin embargo, entre 2004 y 2008 sucede algo sorprendente, y es que las editoriales, al fin, empiezan a admitir manuscritos en castellano. Y es entonces cuando empezamos a conocer la novela romántica de autoras que viven en países como el mío y como el tuyo: en países de habla hispana: Teresa Cameselle, Nieves Hidalgo, Mar Carrión, Yolanda Quiralte… son algunas de muchas autoras que en aquella época empiezan a publicar sus primeros trabajos.

La entrevista completa.

Hoy vamos a hablar de “¿y si cambio de ciudad por amor?”, con Yolanda Quirarte.

Yolanda publica desde hace años con Planeta, con Esencia. Es la gran maga de la comedia romántica, y de esas personas que, una vez que la conoces, solamente quieres convertirte en su mejor amigo.

J. DE LA ROSA: Yolanda, muy buenas. ¿Qué tal?

YOLANDA QUIRALTE: Hola, José. ¿Cómo estás?

J. DE LA ROSA: Te he invitado para hablar sobre cambiar de ciudad por amor. Así que la primera pregunta es la primera en la frente. “Las relaciones a distancia funcionan”. Eso es una afirmación. ¿Qué opinas de ella?

YOLANDA QUIRALTE: Pensaba que no funcionaban y siempre lo manifestaba con rotundidad. Además, tenía una compañera de trabajo que mantenía una relación a distancia donde se veían una vez al mes, ya eran cuatro años. Yo decía, “así yo sería incapaz. Es imposible”. Y mira, al final no he sido incapaz de nada. Si te lo propones y si hay amor, las cosas funcionan. Nosotros hemos estado distanciados dos años y un embarazo. El embarazo durante el confinamiento ha sido heavy, sí.

¿Cambiar de ciudad por amor es un acto de valentía o es una locura?

YOLANDA QUIRALTE: Puede ser muchas cosas. En mi caso no ha sido por amor a mi pareja, que creo que todavía es más peculiar. Él podía haber concursado donde yo vivía y podía haber tenido la plaza allí. Pero hay una niñita que es la hermana de mi pequeño, de mi bebé. Y ese ha sido el amor por el que nos hemos venido aquí, para que los dos hermanos puedan crecer juntos.

J. DE LA ROSA: Eso es de una generosidad enorme.

YOLANDA QUIRALTE: Esa es mi motivación, cuando los veo reírse juntos ya tengo suficiente.

J. DE AL ROSA: Esa es la parte buena. Pero, ¿qué cambios ha habido en tu vida? Cambiar de una ciudad a la que estabas muy arraigada, eras una persona de peso, tu familia… De pronto irte a otra ciudad…

YOLANDA QUIRALTE: Granada es una preciosidad, pero yo en Castellón tenía, como tú dices, mis raíces y muy bien puestas. Yo no sé si raíces o aletas, porque a mí lo que me retenía allí era mi familia y el mar, que es como el bálsamo ese donde yo me recupero de casi todo, estar a la orilla del mar.

Pero, a ver, no es un proceso fácil. Los 600 kilómetros que separan Castellón de Granada me los hice llorando. No sé si me crees, pero iba yo conduciendo en mi coche sola y mi marido iba con el bebé en el coche de delante, y estuve en plan terapia conmigo misma los 600 kilómetros llorando. Porque dejaba muchas cosas: a mi familia, mi trabajo, dejo el olor, el sabor, el sol, porque cada ciudad tiene su sol diferente. No, no, no, no brilla igual.

Dejo al ficus que hay delante de la ventana de mi casa, que parece una chorrada como un piano, pero fue mi compañero del confinamiento y me hablaba. Os lo prometo. Dejo a mis amigos, dejó 40 años de amistades, lo dejo todo, pero me he traído, creo, lo más importante, que es al bebé, me he venido con la familia que yo he creado, que eso también es importante.

J. DE LA ROSA: Yolanda, en todo este proceso (y ya me pongo un poco más serio), ¿qué es lo que has aprendido?

“Fue como morirme, quitarme todas las corazas que tenía, todo el ruido que había a mi alrededor y de repente quedarme desnuda.”

YOLANDA QUIRALTE: Mira, a mí el confinamiento me enseñó mucho, y también me enseñó mi separación, mi divorcio. No sé si has pasado por algo similar o si las personas que nos están escuchando han pasado por algo similar. Pero para mí fue como morirme, quitarme todas las corazas que tenía, todo el ruido que había a mi alrededor y de repente quedarme desnuda.

Quedarme desnuda ante la vida conmigo misma, a solas, sin saber quién demonios era. Porque cuando llevas en una relación dieciocho años, como fue mi caso, te construyes como adulto junto a esa persona. Con lo cual, cuando te quedas sola, no te conoces. Pero es que no conoces de ti desde los detalles más nimios, como de qué forma te gustan los huevos. No sé, es una chorrada. Hasta el más importante.

Si te da miedo la soledad, si sabes gestionar a nivel administrativo, a nivel económico. Si eres capaz de dormir sola noche tras noche. Para mí todo este proceso fue como una metamorfosis. Hasta que fui capaz de tomar esa decisión en firme. Los dos años siguientes fueron para quitarme todas las espinitas, una a una, como con unas pinzas de depilar, y conocerme a mí misma, e ir cicatrizando el corazón, ir recomponiendo las capas del alma y volverme a conocer.

Volverme a reencontrar con la Yolanda de dieciocho años atrás. Volver a escuchar la música que a mí sola me gustaba, comprar en el supermercado solo las cosas que me gustaban a mí, son cosas que hasta que no se han vivido no se saben. Y sobre todo, superar las noches oscuras del alma. Alguna de esas noches en que estás tú sola, en una casa desconocida, en una cama que no es la tuya.

Además, yo me cambié de ciudad, me fui a vivir a Benicassim. Yo sola. No quería estar en el mismo entorno. Decir ¿qué hago aquí? ¿Quién soy? ¿Qué me está pasando? No me conozco, no sé nada de mí. Una vez superas eso, estás preparado para vivir donde quieras.

J. DE LA ROSA: Si tienes la capacidad de analizar todo esto, entiendo que esto ya estará en una novela o en un proyecto de novela. ¿O quizás es tan doloroso que todavía no eres capaz de trasladarlo?

YOLANDA QUIRALTE: “Mis amigas son unas lagartas y tú una boa” trata de eso.

J. DE LA ROSA: Me parece muy interesante que hayas vivido una separación de una manera tan constructiva. No todo el mundo somos capaces de hacerlo así.

YOLANDA QUIRALTE: A mí no me ha servido tener rencor, y de hecho no tengo ninguno, tengo una relación familiar con mi exmarido. No hay ningún problema. Cuando has querido mucho a una persona y esa persona te ha querido a ti, a mí por lo menos no me cabe el rencor.

“El mundillo de la romántica estaba muy colapsado, repitiendo muchos clichés y a mí me apetecía hacer algo diferente..”

J. DE LA ROSA: Creo que tienes la portada más divertida de la novela romántica en nuestro idioma. “Mauro, yo soy tu madre”

YOLANDA QUIRALTE: La portada no es mía, yo soy friki y sobrevivo a mis tonterías, pero la portada es de un diseñador de Villarreal que se llama David Díaz, al que se la encargué, porque yo quería que esa segunda parte de Mauro, que luego se convirtió en la portada de todos los “Mauros”, fuera algo transgresor y que fuera algo muy, muy mío.

J. DE LA ROSA: Lo conseguiste totalmente. ¿Tú crees que las portadas son la gran herramienta de venta? ¿Cómo valoras la portada, por ejemplo, en tu obra?

YOLANDA QUIRALTE: Las portadas son una de ellas. Yo las imprimo y me voy a una librería donde forro un libro y lo vamos colocando por los diferentes sitios de la librería para que se vea. Creo que tienen que llamar la atención, pero tienen que ser elegantemente llamativas.

J. DE LA ROSA: Aunque tienes otro tipo de novelas, te considero una de las grandes reinas de la comedia romántica.

YOLANDA QUIRALTE: Escribir comedia es de lo más complicado que hay. Yo lo veo tremendamente difícil. Para mí es mucho más relajante escribir una histórica porque me encierro como un ratoncillo en la biblioteca, con documentación por todas partes y disfruto del proceso. Pero comedia, ¿Cómo evitas caer en un humor facilón que no guste o que no haga reír?

¿Qué es lo que yo pretendo? Siempre que escribo una comedia romántica intento trabajarme algo en mí misma y pienso si yo me río, que soy la crítica más chunga que tengo, la mayoría de la gente se reirá o le servirá para algo, aunque sea para esbozar una sonrisa. Simplemente no lo sé. Yo me lo trabajo muchísimo. Y además, tú me has dado muchas claves.

Yo me acuerdo en uno de tus cursos donde me decías “tienes que cuidar los impulsos de los capítulos” y para mí eso es fundamental. Yo me hago gráficas con los puntos de humor de cada capítulo. Entonces voy mirando a ver si está el pico. Intento que no decaiga. Si recuerdas.

J. DE LA ROSA: “Tus amigas son una lagarta y tú una boa” es el título de tu última novela. Cuenta un poco, entre bambalinas, tu proceso de separación y de reconstrucción. Pero, háblame de la novela. Cuéntame, ¿qué van a leer nuestros oyentes?

YOLANDA QUIRALTE: La historia arranca en el momento en que una mujer se sienta en un banco, en una calle de Benicàssim, y descubre que está absolutamente sola, que no conoce a nadie y que nadie se fija en que existe. Ni siquiera ella sabe que existe. Y de repente encuentra en la pared de enfrente a tres lagartijas, a tres salamanquesas, subiendo por la pared. Y es ese momento donde ella se da cuenta de que sólo se tiene a sí misma, que tienen que ponerse las pilas.

Así que el proceso de lectura de la novela, es el de reconocerse a uno mismo, de encontrarse a través de los ojos de la protagonista, de que el lector se plantee si se quiere, si se conoce, si está pasando por algún bache y si necesita algunas herramientas emocionales que tienen que salir de ella misma, de su misma persona, para volver a ser feliz.

Es un poco el cuestionarse: ¿Qué necesito para ser feliz? ¿Para qué me están pasando las cosas que estoy viviendo? No es más que un momento de enseñanza para que tú te re descubras, para que aprendas a quererte y, en definitiva, para que aprendas a entender que, si tú no estás bien, no hay nada que esté bien.

Todo eso está aderezado con toques de humor gamberro, con mucho sexo. No me gusta decir erotismo porque no es erotismo, es sexo explícito, porque también es el despertar sexual de la protagonista. Es muy importante porque aprende a quererse también a sí misma, descubriendo que se merece tener un buen sexo.

Sabes que muchas veces, cuando estamos en pareja, nos conformamos con la rutina y nos conformamos con muchas cosas. Y te mereces un buen polvazo, porque estamos aquí para vivir.

J. DE LA ROSA: Yolanda, me acabo de dar cuenta de que hemos empezado hablando de cambiar de ciudad por amor y me he dado cuenta de que hemos cambiado radicalmente el tema de este programa, porque estamos hablando de un viaje interior, porque tú no te has ido a vivir a Granada, tú te has ido a vivir con Yolanda Quirarte y dentro de Yolanda Quirarte.

YOLANDA QUIRALTE: Ni siquiera Quirarte, me he ido a vivir con Yolanda, que los estereotipos que vienen de la familia también son muy cañeros: el rol que tenemos como hija, como nieta. ¿Quién eres tú, Yolanda? Sin padres y madres, sin abuelos y sin nadie que te condicione. ¿Quién eres tú? ¿Qué quieres tú? Tú sola. Tú solo. Contigo mismo.

J. DE LA ROSA: Te voy a pedir que le recomiendo una novela, una novela que tenga que ver con amor y viajes.

YOLANDA QUIRALTE: Por ejemplo, las novelas de Teresa Casemelle , por poner una, “La pesadilla del sultán”. También en el libro que Lucía y Vicente, que ganó el Premio Vergara: “Tras la estela de un sueño”.

Los viajes en el tiempo también están súper de moda. Aparte de Outlander, propongo la novela de Megan Maxwell, “Te esperé toda mi vida”

J. DE LA ROSA: Vamos a terminar haciéndote dos afirmaciones y quiero que me des tu opinión. Voy con la primera preparada. “La novela romántica muestra una visión edulcorada de la realidad”. ¿Qué opinas de eso?

YOLANDA QUIRALTE: Que en muchos casos es verdad. Hay muchos clichés que nos gustaría romper a muchos escritores. Sobre todo, en cuanto a las relaciones entre un hombre rico y una muchacha pobre y boba. Donde todo se arregla y acaban viviendo en un palacio. Sobredosis de glucosa en vena.

J. DE LA ROSA: La segunda: “tras una relación de 30 años viviendo en países diferentes. El volvió y nos divorciamos”.

YOLANDA QUIRALTE: La rutina nos mata. Muchas veces sí que le digo a mi pareja que hablamos menos ahora que cuando vivíamos a 600 kilómetros. Porque cuando estás lejos tienes la necesidad de comunicarte, de comunicar a través de la palabra todo lo que no eres capaz de comunicar. Tocando, mirando, besando.

Novelas de Yolanda Quiralte

Otros artículos que pueden interesarte

La novela romántica es el tema central de este Blog: técnicas de escritura, subgéneros,  noticias, premios. Todo aquello que configura el amplio mundo de la novela romántica y que pueda ser de interés para lectoras y escritoras. También hablaremos de thriller y de manuales para escritores, siempre desde una perspectiva amena, interesante y novedosa.

Además en la tienda online dispones de todos las libros de José de la Rosa en diferentes formatos: papel, audiolibro y ebook. Puedes comprarlos online y recibirlo cómodamente en tu casa o hacer un regalo a quien tu quieras.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *